Mes: octubre 2018

Las ventas de coches de segunda mano continúan subiendo

Cuando sólo quedan dos meses para cerrar el año, el mercado de vehículos de ocasión ha alcanzado ya las 1,8 millones de unidades comercializadas.

El mercado de vehículos de ocasión continúa su tendencia al alza y en el acumulado del año muestra un crecimiento superior al 10%, con más de 1,8 millones de turismos de segunda mano comercializados, cuando faltan más de dos meses para el cierre del ejercicio.

Según datos de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (Ganvam), el ratio actual es de 1,6 ventas de coches de ocasión por cada vehículo nuevo, aunque todavía está “lejos” de otros países europeos.

Los valores residuales, por el contrario, sufren una tendencia más negativa, que se mantendrá en los próximos meses, según Ganvam. En este contexto, la asociación destaca que los más perjudicados serán los vehículos Diesel usados.

Según un estudio de evolución de precios elaborado por Ganvam y Eurotax, el valor residual medio en porcentaje de un coche de dos años es del 64,2%, solo 0,2 puntos inferior al último dato reportado en junio. Sin embargo, el valor promedio en euros al cierre de septiembre ha descendido hasta los 17.734 euros, 531 euros menos que en junio y 875 menos que en abril.

 “Estos pequeños ajustes a la baja reflejan la caída que están sufriendo los valores residuales de los Diesel en el mercado, motores que todavía cuentan con un peso muy importante en este tramo de edad”, resalta la asociación.

Caída de los vehículos Diesel

Por su parte, en el caso de los coches usados de cinco años, el valor promedio es, al cierre de septiembre, de 13.816 euros y del 46,6% en porcentaje. “Se percibe en el total el efecto de la caída de los vehículos con motorización Diesel, ya que gran parte de las flotas que las compañías de renting tienen que colocar en el mercado, principal fuente de los coches de esta edad, cuentan con esa motorización”, matiza Ganvam.

En lo referente a los vehículos de siete años, al ser un segmento que se alimenta principalmente de los vehículos que vuelven al mercado procedentes de usuarios particulares, sus precios se encuentran “muy condicionados” por lo que ocurre con los coches de menor edad, especialmente los de entre cuatro y cinco años, que proceden principalmente del renting.

El segmento de los vehículos de siete años logró superar la barrera de los 10.000 euros a comienzos de año, llegando incluso a los 10.800 en los meses de febrero y julio. A lo largo de 2018, sus valores han mostrado ligeras variaciones, pero manteniendo cierta estabilidad general y sin caer a los niveles de años anteriores.

Por último, los coches de once años son los que se ven menos afectados por la tendencia “ligeramente” negativa del mercado en este último trimestre. Su valor residual medio en euros es de 5.107 euros, “muy similar” al de junio. El valor promedio en porcentaje, del 19,1%, se encuentra 0,1 puntos por encima del de junio y, en cualquier caso, es dos puntos superior al 17% con el que cerró el año 2017.

Fuente: autopista.es


Si ves ya por el retrovisor una luz azul, dale máxima prioridad

Azul esperanza. Con la obligación de equipararse a la normativa europea, todos los vehículos de urgencias deben cambiar ya sus luces al color azul. Te lo contamos.

A día de hoy, las luces de los vehículos de emergencia se dividen en azules y amarillas. Las primeras son utilizadas por los vehículos de la policía, mientras que las amarillas son empleadas por el resto de vehículos de emergencia, como extinción de incendios, protección civil y salvamento o asistencia sanitaria. Esta situación va a cambiar y, en un máximo de dos años, todos los coches de emergencias tendrán que utilizar iluminación azul.

La DGT ha anunciado el cambio de iluminación con motivo de una adaptación a otros países europeos, que trata de eliminar confusiones en la carretera, ya que los vehículos lentos que suponen un obstáculo en la vía al estar trabajando en la misma también incorporan un distintivo amarillo, lo que podía hacer pensar a los conductores que estaban ante vehículos de emergencias.

El plazo para llevar a cabo este cambio es de dos años y correrá a cuenta de los propietarios de dichos vehículos. De esta manera, todos los vehículos en servicio de emergencias contarán con luces azules, mientras que los coches que obstaculicen la circulación lo harán con distintivo amarillo. Además, también ayudará a mejorar su identificación en Francia y Portugal, países que ya incorporan este sistema y en los que es más probable que trabajen nuestros servicios de emergencias.

Otros pequeños cambios

El anuncio del BOE que hace referencia al cambio de iluminación en los vehículos de emergencia también recoge algunos cambios que tienen por objeto facilitar la comprensión de los conductores de las distintas situaciones que se dan ante ellos.

A partir de ahora, si un coche está parado en la vía por una avería o un pequeño accidente, el conductor podrá colocar, en un lugar de alta visibilidad y superficie plana, una luz de color amarillo auto de alimentación externa para mejorar la señalización del obstáculo.

En cuanto a la movilidad en las ciudades, los taxis incorporarán una placa de matrícula trasera azul con letras y números blancos con el objetivo de ser mejor identificados por los usuarios (la delantera se mantendrá blanca y negra) y, de esta manera, limitar la confusión con taxis piratas al margen de la legalidad. Si hablamos de los vehículos de uso compartido, estos coches recogen una definición más completa en las normativas oficiales y deberán disponer de un distintivo propio que facilite su diferenciación del resto de automóviles.

Por último, las pick-up recibirán un código propio, el número 17, en el Reglamento General de Vehículos para facilitar su identificación y regular mejor las normativas que las afecten directamente, ya que hasta ahora se incluían dentro de la categoría de camiones. De igual modo, se establece una nueva categoría en el registro de vehículos con la denominación E y que hará referencia al nivel contaminante de cada automóvil, aunque no tendrá repercusión directa sobre las pegatinas ya conocidas de la DGT.

Fuente: autopista.es


Las marcas de coches más baratas y más caras en el taller

Un estudio que ha comparado el coste medio de las reparaciones más habituales, revela que se pueden llegar a dar diferencias de hasta 206 euros entre una marca y otra.

Cuando un conductor compra un coche asume que, más tarde o más temprano, acabará visitando al mecánico ya sea para una revisión rutinaria o la reparación de una avería. Y eso afecta a todos los vehículos por igual, independientemente de la fiabilidad del modelo o de si se trata de uno de alta gama u otro más económico.

Y si en algo lo nota el conductor es en su bolsillo, pero dependiendo de la marca del coche la factura será más o menos elevada. Autingo, la plataforma para calcular el presupuesto de una reparación y reservar cita online en talleres de toda España, ha realizado un estudio en el que revela cuáles son las firmas automovilísticas con el coste más caro y más barato a la hora de pasar por el taller.

Para ello, la compañía ha tomado como referencia las tres intervenciones más habituales en los centros mecánicos, según sus datos, y ha calculado a través de su plataforma el coste promedio de cada marca para cada uno de estos servicios. Los datos revelan que se pueden llegar a dar diferencias de hasta 206 euros para una misma intervención.

El coste de las reparaciones más habituales

Uno de los servicios más habituales en los centros mecánicos es el cambio de las pastillas de freno. En este caso, Jaguar se alzaría como la marca más cara ya que su coste medio para esta intervención giraría en torno a los 110 euros, seguido de los todoterreno de Jeep y los SUV de Ssangyong con un importe que ronda los 84 y 83 euros, respectivamente. Por el contrario, los propietarios de un Dacia, un Renault o un Mazda serían los que menos tendrían que desembolsar por esta intervención al presupuestar su reparación en unos 59 euros de media.

Si de lo que se trata es de sustituir el kit de embrague, de nuevo Jaguar es la más cara alcanzando los 682 euros. Esto supondría más de 200 euros de diferencia con respecto a la marca más barata que en este caso sería Hyundai con un coste medio de 476 euros. A Jaguar le seguirían en segunda y tercera posición Ssangyong y Renault como marcas con el coste más elevado. El presupuesto medio para la coreana sería de 663 euros mientras que para el fabricante francés oscilaría en torno a los 647 euros.

En cuanto a la sustitución de los amortiguadores delanteros, los vehículos de alta gama son los que dejan una mayor huella en la economía de sus propietarios. Así, Lexus lideraría el ranking de los más caros a la hora de realizar esta intervención con un coste medio de 340 euros. Le seguirían Jaguar y BMW muy de cerca pues el presupuesto en estos casos ronda los 310 y 304 euros respectivamente. En el lado contrario, Dacia y Fiat son las marcas más económicas en esta ocasión, con un coste medio de 178 euros.

Fuente: autopista.es


Compensaciones para no prohibir tu coche Diesel: modificarlo o más ayudas a la compra

El Gobierno alemán tiene un plan para evitar prohibir la circulación a los vehículos Diesel: ayudas para cambiar de coche o un reajuste técnico para que no contaminen por encima del límite establecido.

La guerra que han emprendido los países de medio mundo contra los vehículos Diesel vive un nuevo capítulo, en esta ocasión en Alemania. Sin embargo, lejos de plantear medidas para prohibir su circulación, el Gobierno alemán quiere dar una vuelta a la tortilla al asunto y ofrecer a los propietarios de vehículos Diesel una alternativa para no limitar su movilidad.

En Alemania hay cerca de 1,4 millones de conductores Diesel que no cumplen con la norma Euro 6 –matriculados antes de septiembre de 2015- y viven con la amenaza de posibles restricciones a la circulación con sus vehículos en algunas ciudades. En concreto son 14 las ciudades alemanas donde la contaminación del aire supera los 50 miligramos de dióxido de nitrógeno (NO2) por metro cúbico y plantean la prohibición de la circulación de los coches más contaminantes con motor Diesel.

El paquete de medidas que ha pactado el Gobierno alemán para no llegar a este extremo es ofrecer dos alternativas a los dueños de vehículos Diesel que cumple las normas Euro 4 y Euro 5 que entraron en vigor en 2005 y 2009 respectivamente.

Descuentos o reajuste técnico

La primera incluye descuentos para la adquisición de un nuevo vehículo. Así, los fabricantes se han comprometido a ofrecer a los propietarios de vehículos Diesel Euro 4 y Euro 5 “primas o descuentos” que podrán variar entre los 6.000 y 10.000 euros. Volkswagen, por ejemplo, ha anunciado que dará ayudas de hasta 5.000 euros para que los dueños de vehículos diésel cambien de coche.

La segunda medida de este programa ofrece la posibilidad de una intervención en los componentes mecánicos o electrónicos del vehículo para que este no contamine por encima del límite establecido. Además, el Gobierno federal espera que sean los fabricantes los que asuman el coste de esta operación.

La respuesta de los fabricantes

Las reacciones en la industria, sin embargo, no se han hecho esperar. Así, Volkswagen acepta la segunda de estas medidas, eso sí, con condiciones, mientras que** BMW y Opel se han mostrado completamente en contra de ellas**. Opel, por ejemplo, califica estos reajustes técnicos como “económicamente no razonables y técnicamente no desarrollados”.

Otro fabricante, Daimler, está valorando estas medidas, pero ha reconocido que se centrará solo en la primera, la de los descuentos, que en su caso, como en el de Volkswagen, ascenderán a 5.000 euros. Y Renault, el único fabricante no alemán que se ha pronunciado al respecto, ofrecerá a los propietarios de antiguos coches Diesel en el país un incentivo de 10.000 euros para que los cambien por nuevos modelos.

La ministra de Medio Ambiente, Svenja Schulze, ha dicho que solo podrán optar a un reajuste técnico de su vehículo o a bonificaciones aquellos usuarios que residan dentro de estas 14 ciudades o en su entorno inmediato. Además, “Los costes no deben recaer ni en los conductores ni financiarse con dinero público”.

Fuente: autopista.es