Noticias

La mitad de los españoles quiere comprar un coche en 2018

La intención de compra de coches híbridos y eléctricos supera a los Diesel y casi iguala a la gasolina, según la encuesta del Observatorio Cetelem del Motor.

Parece ser que los coches híbridos y eléctricos están ganando adeptos entre los consumidores. Al menos en lo que a intención de compra se refiere, ya que una cosa es lo que nos gustaría comprar, y otra muy distinta lo que al final compramos por el motivo que sea.

 El Observatorio Cetelem del Motor 2018 ha presentado las principales conclusiones de una encuesta realizada a más de 1.500 personas que cumplen los requisitos de tener coche o tener intención de comprar uno. Y precisamente, una conclusión significativa es que el 36 por ciento de los españoles tienen intención de comprar un coche híbrido y/o eléctrico, superando al Diesel (26%) y casi iguala a los de gasolina (37%).

Si comparamos estos datos con los analizados en 2007, la intención de compra de un coche híbrido y/o eléctrico era tan sólo del 13%. El Diesel era la primera opción con un 61% hace 10 años y la gasolina se quedaba en un 23%.

El 37% de los encuestados tiene clara que su opción de compra es un vehículo de gasolina, aunque existen diferencias entre los consumidores más jóvenes (entre 18 y 24 años) y los más seniors (más de 45 años). Entre los primeros, el 73,1% dice que su próximo coche será gasolina; de los seniors sólo el 29,5% se decanta por esta opción.

Entre los encuestados que tienen intención de comprarse un vehículo eléctrico en los próximos dos años (23%), el 49% estaría dispuesto a hacerlo con coches con autonomías a partir de 101 km. Y son los más jóvenes, los que muestran mayor interés por estos vehículos.

Entre los aspectos por los que los españoles no estarían dispuestos a comprar un vehículo eléctrico están el hecho de que la autonomía no es suficiente (57%), que el coche es demasiado caro (54%) y la imposibilidad de recargar la batería (40%).

Fuente: autopista.es


“Los cambios en la ITV no son bien vistos por algunas marcas de coches”

Así lo cree Víctor Salvachúa, miembro en el Comité Internacional de Inspección Técnica de Vehículos (CITA) y Responsable de zona en Applus+Iteuve.

AECA-ITV, asociación sin ánimo de lucro e independiente integrada por la práctica totalidad de empresas privadas y públicas que prestan el servicio de ITV en nuestro país, ha entrevistado a Víctor Salvachúa con motivo de la próxima entrada en vigor del nuevo Real Decreto que traerá cambios en la ITV.

-¿Se puede realmente hablar de que hay independencia en las ITV?

Es necesario que sea así. Cuando hablamos del modelo europeo hablamos, por un lado, de modelo español y alemán, donde son operadores más grandes. En casos como Inglaterra y Holanda, la inspección se hace en talleres.  El principio de AECA ITV era lo más oportuno y sigue teniendo plena vigencia. El Dieselgate así lo reafirma.

Si fabricantes, concesionarios y usuarios no están interesados en que las cosas salgan, no saldrán. El nuevo Real Decreto quiere que tengamos acceso a determinados datos, que sólo tienen los fabricantes a su disposición.

-¿Lo van a poner fácil los fabricantes?

Algunos sí, pero hay otros que cuando les pides acceso argumentan que sólo los tocan ellos porque sus coches son cada vez más complejos. Son compañías muy grandes.

-Pero el Real Decreto permite el acceso al OBD (On Board Diagnostic)

El OBD da acceso a unos datos y a otros no. Y aunque la Ley dice claramente cuáles hay que dar, algunos juegan al límite de la legalidad. La industria del automóvil es muy fuerte, pero espero que gane la razón.

-Con la llegada del coche eléctrico o los coches inteligentes todo va a cambiar. ¿Seguirá habiendo hueco para las ITV?

Por supuesto, también hay que inspeccionarlos. Cuando pensamos en vehículos modernos se nos vienen a la cabeza modelos nuevos y sin problemas mecánicos, pero si algo sabemos seguro es que los vehículos nuevos de hoy son los vehículos usados del futuro.

Cuando el vehículo ya no es nuevo pierde valor económico, pero seguirá circulando. En este momento, pasadas las garantías del fabricante, dejar el mantenimiento a criterio del usuario no es la mejor idea, como vemos allí donde no existen inspecciones reguladas.

-¿Y dejarlo en manos del fabricante?

Puede también comportar conflictos de intereses en uno u otro sentido, tal y como el Dieselgate ha demostrado. En esta estructura, la inspección por terceras partes independientes sigue teniendo todo el sentido.

-¿Cuál es el trabajo que se puede hacer desde organismos como las estaciones de ITV?

En mi opinión el Dieselgate pone de manifiesto la necesidad de inspecciones independientes y el hecho de que el vehículo “tiene que cumplir” durante toda su vida útil, y no solo en el momento de diseño y homologación.

El sector de la automoción es probablemente uno de los más competitivos a nivel mundial y no podemos esperar una autorregulación del mismo especialmente en aspectos que, como las emisiones, tienen un grandísimo efecto social a medio plazo pero no un impacto puntual sobre el usuario afectado, como sería el caso de un accidente.

-La máxima de la ITV sigue vigente: salva vidas

Tiene un ratio coste beneficio a nivel social. Es un dinero bien invertido y da fruto de manera inmediata.  El objetivo está adelante y no hacia atrás. Con la calidad del aire y las vidas no se puede dar paso atrás. 

Fuente: autopista.es


Las alternativas a la rueda de repuesto: ¿merecen la pena?

La rueda de repuesto de los coches parece que tiene los días contados. Por cuestiones de espacio, peso y costes, los fabricantes ofrecen otras alternativas: el kit reparapinchazos, los neumáticos Runflat y la rueda de emergencia. Veamos si merecen la pena, analizando ventajas e inconvenientes.

Un estudio realizado por la American Automobile Association concluye que casi un tercio de los coches nuevos que se están vendiendo en la actualidad no incluyen en su equipamiento la rueda de repuesto. Aunque son datos del mercado norteamericano, son perfectamente extrapolables a nuestro país.

Los fabricantes de automóviles y de neumáticos argumentan que cada vez existen menos  pinchazos, uno cada 10 años, casi la vida útil del vehículo, por lo que no está de más ofrecer al cliente otras soluciones más compactas, ligeras y económicas que llevar en el coche una rueda de repuesto como las otras cuatro que lleva montadas.

Pero la casi inexistencia de pinchazos no es precisamente la principal razón por la que la rueda de repuesto tiende a desaparecer como equipamiento de serie. De hecho, las estadísticas españolas contradicen a las de los fabricantes. El Barómetro de Averías 2017 del RACE refleja que de las 900.000 asistencias prestadas en carretera en España, casi 80.000, en torno al 9%, tuvieron su origen en incidencias con los neumáticos.

Causas por las que cada vez se usa menos la rueda de repuesto

-Peso: las ruedas de repuesto pueden pesar de 20 a 40 kilos (según su tamaño) y se dan casos de marcas que, al suprimirla, han logrado bajar uno o dos gramos sus emisiones de CO2. Perece una tontería, pero si el modelo en cuestión queda por debajo de los 120 g/km, está exento de pagar el impuesto de matriculación, por lo que al final gana el comprador.

-Espacio: el espacio también es un punto en contra. Si eliminamos la rueda de repuesto, el gato y las estructuras de espuma que suelen rodear el neumático y la llanta de recambio, en ocasiones la capacidad del maletero del coche se puede incrementar en 80 litros. Entrará más equipaje y contar con más espacio de almacenaje es un factor importante en la compra.

-Costes: el ahorro de costes también es considerable y un factor que tienen en cuenta los fabricantes. Una rueda de recambio de emergencia tiene un precio aproximado de entre 80 y 120 euros. Pero si trasladamos esta cifra a una rueda completa, igual que las otras cuatro que monta el coche, el coste podría subir otro 50 por ciento.

Las alternativas a la rueda de repuesto

-Kit reparapinchazos

Las marcas de coches suelen ofrecer el denominado kit reparapinchazos. Constan de una espuma que sirve para taponar el agujero de la cubierta y un compresor (que se conecta a las tomas de 12 voltios) para volver a inflar el neumático. Esta opción ocupa poco espacio y es bastante económica (desde 35 euros). Pero no olvidemos que esta solución es temporal. La rueda en cuestión deberá ser reparada o sustituida en un taller.

-Neumáticos Runflat

Son neumáticos reforzados que cuando se pinchan puedes seguir circulando con ellos durante 80 kilómetros a una velocidad máxima de 80 km/h. Algunos modelos amplían la distancia hasta 150 kilómetros. Estos neumáticos son más caros que uno normal, e igualmente luego hay que pasar por el taller para reparar o sustituir. Estas soluciones son temporales y menos eficaces.

-Rueda de emergencia

Es más pequeña, más ligera, ocupa menos espacio y no tiene limitación de distancia. Eso sí, por su diseño más estrecho y cuestiones de seguridad, la velocidad máxima de circulación se limita a 80 km/h. Resta poco espacio de carga y tiene un precio medio de unos 80 euros. Sin embargo, al no tener la misma medida que las ruedas originales, es conveniente volver a instalar la rueda normal cuanto antes.

Lo que debes saber: el avisador de presión, elemento obligatorio

Desde 2014, es de obligado cumplimiento la incorporación del sistema de control automático de la presión de neumáticos (denominado TMPS) en un vehículo nuevo. Este dispositivo alerta al conductor cuando uno o varios neumáticos registran pérdidas de aire.

Fuente: autopista.es


Los 20 coches y SUV más vendidos del momento en Europa

España vuelve a liderar la subida de matriculaciones en Europa, donde se mantiene la tendencia alcista. Recogemos cuáles son los 20 coches y SUV más vendidos del momento.

El número de matriculaciones sigue creciendo en Europa. Tanto que no se vivía un mes de febrero tan bueno desde 2008. En concreto, se contabilizaron un total de 1.125.397 matriculaciones, creciendo un 4,3 por ciento en comparación al mismo periodo de 2017, según datos aportados por la Asociación Europea de Fabricantes de Vehículos (ACEA)

Tan solo Reino Unido con un 2,8 por ciento e Italia con un 1,4 por ciento han disminuido sus ventas, en el resto de Europa los resultados han sido positivos. El liderazgo esta vez ha venido impulsado por nuestro país, que crece un 13 por ciento en comparación a febrero del pasado año, seguido de Alemania, con un 7,4 por ciento, y de Francia (4,3 por ciento).

Si, además, tenemos en cuenta el mes de enero, la perspectiva mejora aún más con un crecimiento del 5,8 por ciento en el acumulado del año. Además de esta tendencia alcista, si analizamos país por país también se mantienen las líneas de crecimiento o descenso. En Reino Unido se pierde un 5,1 por ciento en las matriculaciones desde que comenzara el año, mientras que España (16,4 por ciento), Alemania (9,5 por ciento) y Francia (3,4 por ciento) siguen creciendo.

Los 20 coches y SUV más vendidos en Europa

El crecimiento de ventas ha beneficiado, una vez más, a Volkswagen, que ha conseguido situar al Golf (éste muy destacado) y al Polo como los dos coches más vendidos en lo que llevamos de año 2018. Al Polo le siguen de cerca el Ford Fiesta y el Renault Clio, pero en quinta posición volvemos a encontrar un Volkswagen, el Tiguan. Para verlo de manera más esquemática, a continuación tenéis todos los datos en orden de más a menos vendidos.

MODELO MATRICULACIONES
Volkswagen Golf 54.093 (16,1%)
Volkswagen Polo 27.268 (4,9%)
Ford Fiesta 26.727 (3,9%)
Renault Clio 25.527 (-4,0%)
Volkswagen Tiguan 23.958 (1,6%)
Skoda Octavia 22.159 (6,8%)
Nissan Qashqai 21.708 (2,3%)
Peugeot 208 21.495 (5,8%)
Ford Focus 19.435 (7,5%)
Toyota Yaris 18.812 (17,3%)
Citroën C3 18.439 (7,7%)
Volkswagen Passat 17.184 (0,4%)
Peugeot 3008 16.411 (29,5%)
Opel Corsa 16.164 (-19%)
Dacia Sandero 16.146 (1,9%)
Opel Astra 15.668 (-26,9%)
Renault Captur 15.083 (21,9%)
Dacia Duster 14.856 (31,7%)
Fiat Panda 14.822 (-17,3%)
Mercedes Clase C 14.505 (-9,3%)

(Fuente: Focus2move)

Fuente: autopista.es


Las averías más frecuentes en los coches y lo que cuesta arreglarlas

¿Cuáles son las averías más comunes que pueden tener los coches? Un buen mantenimiento es clave para evitar graves problemas mecánicos que te pueden costar un dineral.

Por despistes de los propietarios o por falta de mantenimiento, hay una serie de averías muy comunes en los coches que se pueden evitar con cierta previsión y una serie de trucos y consejos para evitarlas (ver trucos y consejos para evitar las averías más frecuentes en los coches). Cuando repasamos las causas más frecuentes por las que un vehículo se queda "tirado" en la carretera, batería, neumáticos y motor se llevan la palma. Así se desprende de los datos recopilados por el RACE de las distintas asistencias dadas en España a lo largo de los últimos meses.

A continuación, recopilamos las 7 averías más comunes en los coches y el precio medio del arreglo.

Batería

Según los datos recopilados por el RACE, las averías en las baterías copan el primer puesto en las asistencias en carretera. Normalmente, dichas averías se producen por la falta de atención sobre las señales enviadas por el vehículo: una batería envejecida provoca un arranque más lento o que los faros y las luces del cuadro eléctrico parpadeen o bajen en intensidad. Si se enciende el «chivato» rojo en el salpicadero, hay que reemplazarla. Revisar el estado de los bornes también puede ser de ayuda, pues si se aflojan u oxidan por las vibraciones o el paso del tiempo, producirá fallos eléctricos intermitentes. A partir de los tres años una batería pierde efectividad, pero las temperaturas extremas o la frecuencia y el modo de uso del coche influyen y pueden provocar un desgaste temprano.

-Convencional: 123 €

-Start&Stop: desde 155 €

Neumáticos

Un pinchazo o un reventón de los neumáticos son escenas habituales en las carreteras. En la mayoría de los casos se deben al mal estado de las gomas o su mal mantenimiento: comprobar la profundidad del dibujo o la presión de los mismos podría evitar muchos problemas. Es importante tener en cuenta que los neumáticos tienen una vida útil de entre cuatro y cinco años o 50.000 kilómetros recorridos, pero que las condiciones meteorológicas extremas, frío o calor, aceleran el proceso de deterioro. Esta avería es muy sencilla de solventar, pero en los últimos años se viene complicando al sustituir muchos modelos la rueda de repuesto e incluir un kit reparapinchazos.

-Arreglo pinchazo: 10-12 €

-Kit reparapinchazos: 65-80 €

-Rueda: 50-70 €

Motor

Si se enciende el testigo de avería motor, para el coche y llama a la asistencia: significa que existe un error en algún componente del sistema de alimentación, inyección o combustión del vehículo. Entre los elementos que pueden estar dañados se encuentran la válvula EGR, también conocida como válvula de recirculación de gases, el caudalímetro, la válvula de mariposa, los inyectores, el catalizador o la sonda lambda. Cuando uno de estos elementos se daña puede ser porque tiene un problema de electrónica o porque está sucio a causa de la carbonilla. En esta situación, la grúa llevará el coche al taller.

-Válvula EGR: 370 €

-Caudalímetro: 259 €

-Catalizador: 564 €

Bomba e inyectores

Antes de llegar a la parada total del motor, es posible detectar el problema con avisos; por ejemplo, descenso de la potencia, tirones durante la marcha, olores a carburante no quemado, humo negro a través del escape... Ante cualquier indicio, acude a un centro con terminal de diagnóstico que nos indique a tiempo qué inyector o inyectores están dando problemas y a qué es debido (desgaste natural u obstrucción). Pequeños gestos como no apurar el depósito de gasolina, sustituir el filtro de combustible según las pautas recomendadas o utilizar aditivos limpia-inyectores, especialmente en los coches Diesel, previenen las obstrucciones y alargan su vida útil.

-Inyector gasolina (unidad): 299 €

-Inyector Diesel (unidad): 605 €

-Bomba combustible: 1.197 €

Embrague

El embrague es uno de los elementos del coche que más trabaja, lo que conlleva un mayor desgaste. Además, otros factores externos como descuidos en el abastecimiento del aceite del motor o problemas con el sistema hidráulico que acciona el propio embrague, aportan su granito de arena en su deterioro. Vibraciones, ruidos o patinaje al meter las marchas, nos darán el aviso de que algo falla; un síntoma que notaremos enseguida es el endurecimiento del pedal al pisarlo, que normalmente se debe a un desgaste en el propio sistema hidráulico.  Aunque la duración del embrague es una incógnita - puede durar toda la vida útil del vehículo o apenas 50.000 km-, su esperanza de vida depende de la conducción que realicemos.

-Coste Medio: 667 €

Refrigeración

Este sistema está formado por múltiples elementos, como el radiador, los manguitos, la bomba del agua o el ventilador. Es fundamental tenerlo en óptimas condiciones, por eso los vehículos suelen llevar varios testigos luminosos que avisan de anomalías. En este punto son clave las revisiones periódicas del estado del circuito (cada 10.000-15.000 kilómetros), cambiando el líquido refrigerante cada cuatro años máximo. Si no prestamos la suficiente atención, averías como fugas de agua, termostato o bomba rota, o mal funcionamiento del ventilador, pueden ocasionar daños costosos e, incluso, irreversibles.

-Junta de culata: 847 €

-Radiador: 265 €

-Manguitos: 63 €

-Bomba del agua:288 €

-Ventilador: 385 €

Caja de cambios

Detectar un fallo en la caja de cambios no es fácil. Descartando los problemas directamente relacionado con el embrague, si la caja de cambios sigue dando problemas no queda otra que desmontarla y comprobar qué rodamientos, piñones y el resto de componentes se encuentran en perfecto estado. En el caso de las cajas de cambios automáticas, pueden resbalar las marchas, darse una aceleración pobre en todas las marchas o directamente no realizar el cambio. Para mantener la caja de cambios en forma, el modo de conducir y su mantenimiento es fundamental. Si pasamos las revisiones adecuadas, se controla el nivel de aceite y no forzamos los cambios, tendremos caja para siempre.

-Completo: 1.398 €

Fuente: autopista.es


Confirmado: los coches de gasolina ya se “comen” a los Diesel en España

El mercado de automóviles por carburante en España ha dado un vuelco los últimos meses. Más de la mitad de los coches que se han vendido en lo que llevamos de 2018 ya son gasolina.

Después de muchos años de dominio del Diesel en España, parece que la gasolina se ha vuelto a hacer un hueco en el corazón de los conductores. Las cifras de ventas de coches durante el último mes de febrero en nuestro país confirman esta tendencia. En el segundo mes del año, la cuota de automóviles de gasolina ha alcanzado el 56,4 por ciento por solo el 38,2 por ciento del Diesel. La parte del pastel de los vehículos híbridos y eléctricos de momento se queda en el 6 por ciento, pero también aquí se aprecia una mejoría en detrimento de los automóviles Diesel.

El anuncio de nuevas medidas para limitar la circulación de los coches Diesel en ciudades como Barcelona o Madrid parece que han calado definitivamente en los conductores que, ante el temor de no poder circular con sus vehículos durante los episodios de alta contaminación, están cambiando sus hábitos de compra y optan cada vez más por coches movidos por gasolina, híbridos o eléctricos.

Gasolina frente a Diesel: punto de inflexión

Si observamos la evolución del mercado durante todo el año pasado, vemos que en enero de 2017 los vehículos Diesel todavía ganaban la partida a los de gasolina, un 52,7 por ciento de los primeros frente al 42 por ciento de los segundos. El primer atisbo del cambio llegó durante el mes de junio cuando, por primera vez, y rompiendo una tendencia de muchos años, se vendieron más coches de gasolina. A pesar de todo, en el acumulado del pasado año, todavía se vendieron más vehículos Diesel (48,3 por ciento) que gasolina (46,6 por ciento).

Cuando llevamos solo dos meses de 2018, los datos de matriculaciones de coches de gasolina superan ya en 14 puntos a los de vehículos movidos por gasóleo. Estos primeros dos meses del año se han matriculado un 54,1 por ciento de vehículos gasolina frente al 39,9 por ciento de los Diesel.

El futuro del Diesel

La pregunta que se hacen muchos ahora es si tiene futuro el Diesel. Y es que el escándalo del Dieselgate de Volkswagen, el cambio de normativa para la medición de las emisiones de los coches Diesel o las restricciones de acceso de vehículos con esta motorización a algunas grandes ciudades han puesto a este carburante en la picota.

Sin embargo, la mayoría de fabricantes y asociaciones coinciden en afirmar que el Diesel todavía tiene mucho recorrido por delante. Hace unos días, por ejemplo, el director general de Audi en España, José Miguel Aparicio defendía que el Diesel es un combustible necesario en la transición hacia una movilidad eléctrica. Además, defendía la evolución de los coches propulsados con gasóleo cuando “los actuales emiten un 10 por ciento menos de dióxido de carbono (CO2) que los de hace diez años”.

Para Manuel Orejas, Director de Marketing y Business Development de Arval, no creemos en una muerte súbita del Diesel, sino en una disminución progresiva de su tasa de mercado a favor sobre todo de la hibridación. Pero la desaparición del Diesel será un proceso largo”.

Fuente: autopista.es


“Ningún niño sin sillita”: la nueva campaña solidaria para evitar más muertes

Las fundaciones Línea Directa, Cepsa, Pons, Seur y Midas han puesto en marcha una campaña solidaria para que familias con pocos recursos puedan tener una silla infantil de coche.

Carecer de dinero para comprar una silla de coche para tus niños no va a ser una excusa para no utilizarla. Las Fundaciones Línea Directa, Cepsa, Pons, Seur y Midas han puesto en marcha la campaña “Ningún niño sin sillita” con el objetivo de ayudar a las familias que no tienen recursos suficientes para garantizar la seguridad de sus hijos cuando viajan en coche.

La iniciativa persigue lograr al menos 90 sillitas infantiles de coche, el mismo número de niños fallecidos en las carreteras que viajaban sin sillita para las familias seleccionadas que lo soliciten a través de un formulario disponible en www.fundaciónlineadirecta.org. La campaña promovida por el exdirector General de Tráfico, Pere Navarro, actual patrono de la Fundación Pons, trata de evitar las muertes de niños en carretera por ir sin la sillita reglamentaria. En la última década el 44 por ciento de los niños fallecidos y el 30 por ciento de los que resultaron heridos graves iban sin este elemento de seguridad, según los datos de la DGT.

El autor de best seller de literatura infantil y juvenil, Jordi Sierra y Fabra ha escrito en exclusiva un libro para niños de entre 8 y 11 años titulado “El semáforo aburrido”, para concienciarles sobre la importancia de la seguridad vial. El importe recaudado a través de las ventas del cuento solidario irá destinado a adquirir los sistemas de retención infantil para que los niños de familias con dificultades económicas viajen seguros. Está disponible en Amazon, en formato ebook por 2,99 euros y en papel en impresión bajo demanda por 6,99 euros hasta el 31 de mayo.

Fuente: autopista.es


El ibuprofeno puede dar positivo al volante: los medicamentos y sus efectos

Virus, infecciones, constipados… Estamos en época de consumo masivo de medicamentos. Pero, ojo, porque muchos tienen efectos en la conducción y en los test anti-droga de Tráfico.

odo tiene sus ventajas y sus inconvenientes y, obviamente, los medicamentos tampoco son una excepción. El prospecto que incluyen no es literatura de bolsillo para colmar tus conocimientos médicos, sino un extenso tratado de utilidades, dosis, incompatibilidades y efectos secundarios que esconde esa pastilla, cápsula, jarabe o gotita que añades de forma calculada a tu organismo.

En resumidas cuentas, esas sustancias químicas que son las medicinas, en algunos casos hasta podrían considerarse como drogas legales. Vitales, porque previenen y curan enfermedades, bacterias o infecciones al interactuar en tu cuerpo, pero en ocasiones hay que pagar un peaje. Y en el caso que a nosotros nos ocupa como medio de coches que somos, ése no es otro que provocar una reacción tanto en tus facultades para conducir como, incluso, en el aparatito que mide el consumo de drogas de la Guardia Civil de Tráfico. Hay que tener en cuenta que el 17% de los conductores dan positivo en alguna sustancia, y de ellos el 2% lo hace por consumo de medicamentos.

Así afectan los medicamentos a la conducción

Arrancamos este repaso a los medicamentos estacionales del momento tratando de comprender, primero, cómo afectan a la conducción: la seguridad ante todo. La regla número 1, sin duda, es que leas siempre primero el prospecto de cualquier medicamento. Desde el año 2007, aquellos que afectan a la conducción incluyen un pictograma de advertencia, para que sus consumidores conozcan este detalle y los médicos sepan qué fármacos pueden influir en las capacidades del conductor. Entre éstos se encuentran los relajantes musculares, antigripales, antiepilépticos, antiparkinsonianos, preparados oftalmológicos, antidepresivos, ansiolíticos, analgésicos, antihistamínicos y los fármacos usados en la diabetes. Pero detectemos enfermedades y dolencias, medicamentos y su influencia:

DOLORES: Analgésicos: sueño, euforia y mareo.

RESFRIADOS, TOS Y BRONQUIOS: Antitusígenos: sueño; Antihistamínicos: sueño, visión borrosa, ansiedad e insomnio.

INSOMNIOS Y NERVIOS: Ansiolíticos/hipnóticos: sueño, alteraciones en la coordinación; Antidepresivos: sueño, mareo, hipotensión, visión borrosa y fatiga; Psico-estimulantes: euforia y temblores.

CIRCULACIÓN Y TENSIÓN: Vasodilatadores/antidepresivos: mareo e hipotensión.

También es importante por supuesto recalcar que evites en todo momento consumir alcohol durante el tratamiento: muchos fármacos aumentan sus efectos o los ven alterados con esta combinación. Y ojo también con consumir varios medicamentos al mismo tiempo, ya que puede ocurrir lo mismo que con el alcohol incrementándose los efectos secundarios. Siempre es importante consultar al médico antes de ponerse al volante.

Así afectan los medicamentos a los test anti-droga

Una vez conocidos los medicamentos y sus efectos en la conducción, pasamos al segundo punto: cómo afectan en los test anti-droga que Tráfico efectúa en carretera. El consumo de alguna de las sustancias que más abajo te indicamos puede por tanto influir al dar falsos positivos a anfetaminas, metilanfetaminas, metadona, opiáceos, fenciclidina, barbitúricos, canabinoides y benzoadiacepinas.

Llegado el caso de que ocurra un falso positivo, en el mejor de los casos esa aparición sorpresa obtenida con una pequeña muestra de tu saliva no tendrá consecuencias; en el peor, se considerará que has consumido drogas y/o podrás comprobar en primera persona cómo el fármaco incide, y precisamente no mejorándola, sobre tu conducción. A continuación te detallamos qué fármacos pueden dar falsos positivos, según un informe de AEA, recalcando que la mayoría sólo se detecta en análisis de orina.

Medicamentos que pueden dar falsos positivos

-Ibuprofeno

-Bromfeniramina (Ilvico)

-Bupropion (Zyntabac, Elontril)

-Clorpromazina (Largactil)

-Clomipramina (Anafranil)

-Dextrometorfano (Romilar)

-Difenhidramina (Bisolvon antitusivo compositum y otros)

-Doxilamina (Cariban, Dormidina y otros)

-Naproxeno

-Prometazina (Actithiol antihistamínico, Fenergan expectorante)

-Quetiapina (Seroquel)

-Ofloxacino (Surnox)

-Ranitidina

-Sertralina

-Tioridazina

-Trazodona (Deprax)

-Venlafaxina

-Verapamil

Lo que dice la ley

La actual Ley de Seguridad Vial en este sentido es muy clara al respecto: «tolerancia cero» —son palabras textuales— en materia de drogas. Además, diferencia entre la sanción administrativa, que castiga la presencia de drogas en el organismo, con la penal, que tipifica la influencia de las drogas en la conducción. En concreto, el art. 14.1 del texto refundido de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, aprobado por Real Decreto legislativo 6/2015 de 30 de octubre, dispone que: «1. No puede circular por las vías objeto de esta ley el conductor de cualquier vehículo con tasas de alcohol superiores a las que reglamentariamente se determinen. Tampoco puede hacerlo el conductor de cualquier vehículo con presencia de drogas en el organismo, de las que se excluyen aquellas sustancias que se utilicen bajo prescripción facultativa y con una finalidad terapéutica, siempre que se esté en condiciones de utilizar el vehículo conforme a la obligación de diligencia, precaución y no distracción establecida en el artículo 10».

La misma Ley tipifica en su art. 77-c como infracción muy grave: «Conducir con tasas de alcohol superiores a las que reglamentariamente se establezcan, o con presencia en el organismo de drogas». El art. 80.2, b) sanciona esta infracción con «multa de 1.000 euros» y lleva aparejada la pérdida de seis puntos en el permiso de conducir (Anexo II de la Ley).

¿Y cómo justificar una medicación?

Ante un control de la Guardia Civil para detectar consumo de drogas, la única manera de justificar un falso positivo por haberte tomado un fármaco es disponer de una receta de un médico que justifique el tratamiento y, por descontado, tendrás que tener absoluta certeza de que en ningún caso te ha indicado la incompatibilidad del tratamiento con la conducción. Además, es importante que solicites un análisis de sangre para contrastar ese positivo en saliva —aunque, la verdad, lo actuales dispositivos son bastantes fiables—.

Si dispones de la consecuente receta o informe médico, te librarás de la multa. En caso contrario, se valorará si el consumo de esas drogas (o medicamentos de «uso libre») afecta o no a la conducción.  En el primer caso, se considera infracción administrativa y la sanción será de 1.000 euros con detracción de 6 puntos en el saldo del carné. En el segundo caso, sería considerado un delito previsto en el Código Penal y se castiga con prisión de tres a seis meses o multa de seis a doce meses o trabajos en beneficio de la comunidad de 30 a 90 días y privación del derecho a conducir de uno a cuatro años.

Fuente: autopista.es


Todos los cambios de 2018 en tráfico, multas, ITV, norma de consumos WLTP…

Un año realmente intenso con muchos cambios en el mundo de la automoción, con importantes novedades que afectarán a los conductores, a los vehículos, a las restricciones de tráfico y, cómo no, a las multas. Te lo contamos todo.

Circular en una gran ciudad con un vehículo privado va a ser cada vez mucho más difícil. Los ayuntamientos están aplicando medidas muy restrictivas amparadas bajo el paraguas de la alta contaminación, echándole la culpa a los coches de ser los que más contribuyen a estos elevados valores. Por ello, los residentes en Madrid y Barcelona lo tendrán complicado para circular en 2018. Los consistorios de ambas ciudades harán más estrictos sus protocolos anticontaminación, expulsando a muchos vehículos de sus calles.

En Barcelona, los propietarios de los coches más contaminantes ya no podrán circular cuando existan episodios de contaminación. Estos vehículos son los que no han recibido la etiqueta de la DGT: los de gasolina matriculados antes del 2000 y los diésel matriculados antes del 2006. Si lo hacen, podrán ser multados con 100 euros; lo que el ayuntamiento no puede hacer es inmovilizar el vehículo. Además de esta medida, durante los episodios de contaminación el transporte público incrementará un 10 por ciento y se habilitará una tarjeta transporte, la T-Aire, de dos viajes, que costará un 10 por ciento de lo que cuestan dos trayectos con la T-10.

Sin etiqueta de la DGT, no gracias

Estas restricciones a los coches más contaminantes se aplicarán solo en episodios de contaminación (lo que suele ocurrir entre cero y tres veces al año). Pero desde 2020 serán estructurales: siempre e independientemente de que se declare algún episodio. El consistorio cree que afectará a un 17% de los 700.000 vehículos que transitan en el área de Barcelona, es decir, a casi 120.000.

En Madrid las restricciones serán mayores, pues afectarán a toda la comunidad autónoma. El plan anticontaminación, bautizado como Plan Azul+, incluirá limitaciones de tráfico en los municipios aledaños a la capital con una población de más de 75.000 vecinos. El Ayuntamiento de Madrid ya aplica algunas normas, pero otras se modificarán y habrá nuevas. Dicho plan establece cuatro tipos de escenarios que pondrán en marcha distintas actuaciones en la Comunidad de Madrid: información a la población, restricción de la circulación, etc.

Por ejemplo, en el «Escenario 1» habrá medidas informativas; en el «Escenario 2» se limitará a 90 km/h la velocidad máxima en M-40, M-45 y en vías de alta capacidad interiores, y se recomendará a los ciudadanos circular a 70 km/h en el resto de vías de titularidad regional; en el «Escenario 3» aumentará el transporte público y se limitará a 100 km/h la velocidad máxima en las vías de alta capacidad radiales de acceso a Madrid en los exteriores de la M-50; y en el «Escenario 4» se establecerán planes de movilidad para aquellas empresas con más de 250 trabajadores.

Multas más duras

Aunque aún no hay fecha para una modificación de la Ley de Seguridad Vial, lo cierto es que 2018 parece ser el año en el que se afrontará un cambio, según nos informan desde Pyramid Consulting. La Dirección General de Tráfico ya ha ido dando pinceladas a lo largo de 2017 de las posibles variaciones que se introducirían, la mayoría encaminados a un mayor control del consumo de alcohol y otras sustancias.

En los planes venideros de la DGT está el sancionar duramente a los conductores que consuman alcohol y drogas. Así lo han manifestado en distintos foros, en los que han advertido que aquellas personas que sean sorprendidas conduciendo temerariamente por haber ingerido estas sustancias perderían todos los puntos del carné. Además, si al recuperarlo reincidieran en esa conducta, se les retiraría de manera definitiva.

Y aunque la conducción con presencia de drogas en el organismo será un tema clave, el Tribunal Constitucional deberá resolver antes si son legales los test de drogas realizados por los agentes cuando, a pesar de dar positivo, el conductor no manifiesta síntomas de estar afectado por estas sustancias.

DGT: más medios aéreos para multar

Actualmente los medios aéreos de la DGT están conformados por ocho helicópteros Pegasus que patrullan por las carreteras españolas, especialmente en vías secundarias y tramos donde se registra una mayor concentración de accidentes. Están equipados con una cámara panorámica que detecta la velocidad del vehículo y una más potente que es capaz de identificar la matrícula. Funcionan incluso a 300 metros de altura, su rango de sanción es igual o inferior a un kilómetro de distancia y pueden multar a vehículos que circulen hasta 360 km/h.

A estas aeronaves se sumarán avionetas, que ya están siendo probadas, muy probablemente a lo largo de 2018. La avioneta elegida tiene la denominación MRI y reúne una serie de características que la habilitan como una opción de vigilancia del tránsito viario. Puede equipar sistemas de captación de imágenes, dispone de un rango de velocidades de vuelo compatibles con las del tráfico de vehículos y tiene autonomía y alcance elevado.

Pero la verdadera sorpresa de 2018 podría ser que la DGT comenzará a utilizar drones. Fuentes de la Administración ya han dejado caer que estos medios aéreos forman parte de su plan estratégico. «Lo que se pretende es ser más eficaces en cuanto a regulación y control de tráfico, que supondrá importantes mejoras en la seguridad vial y en la racionalización del gasto, ya que se utilizará cada medio aéreo según el tipo de operación que se trate», ha declarado el director general de la DGT, Gregorio Serrano.

Estos drones, capaces de llegar a los 100 km/h, operarían como un medio externalizado. Podrían funcionar durante ocho horas seguidas y alcanzar los 4.000 metros de altura.

Cambios en la ITV: más exhaustivas y… ¿caras?

En 2018 también se producirán cambios importantes que afectan a los vehículos, en este caso al momento en el que pasan la ITV, que serán operativos el 20 de mayo (aunque hay otros cambios también relevantes ya vigentes, ver aquí). Lo más llamativo es que se permitirá que los propietarios elijan el centro en el que presentarse a una segunda inspección si la primera resultase fallida, no teniendo obligación alguna de acudir a la misma estación de ITV.

Además, si compras un coche en el extranjero y lo traes a España, tendrás una mayor flexibilidad, ya que podrías no verte obligado a pasar la parte técnica de la inspección del vehículo y sólo tendrías que tramitar la parte documental, necesaria para acreditar que no se trata de un coche robado.

Las estaciones ITV españolas estarán más y mejor equipadas en 2018, ya que deberán disponer de medios para acceder a los dispositivos de lectura del sistema de diagnóstico a bordo de los coches posteriores a 2006, por cuestiones de dotación de OBD. De este modo, se conocerá el estado de funcionamiento de determinados sistemas controlados por la electrónica del vehículo: ESP, ABS, airbags, sistema de identificación, kilometraje, pretensores, sistemas de alumbrado, señalización… Esto en una primera fase, ya que en la segunda las revisiones se extenderán a los sistemas de visión nocturna, sistema de iluminación adaptativos, controles de velocidad, etc. Las primeras informaciones al respecto podrían apuntar a un ligero incremento en los precios de las revisiones, ya que las mismas, serán más exhaustivas al controlar más elementos y emplear de este modo más medios técnicos para ello.

Otro de los cambios afectará a la consideración de vehículo histórico: a partir de 2018 serán así catalogados los que tengan más de 30 años desde su fabricación o primera matriculación en lugar de los actuales 25. Con esta medida se confluirá con lo determinado por la Federación Internacional de Vehículos Antiguos (FIVA), aceptado en la mayoría de los países de la Unión Europea.

Norma WLTP de consumos reales en coches: ¿subirán los precios?

Desde septiembre de 2018 entrará en vigor la nueva norma de consumos y emisiones WLTP, un nuevo test de medición de consumo y emisiones de CO2 en los coches. El objetivo es llegar a una homologación de gases contaminantes en condiciones ya reales de conducción (RDE o Real Driving Emissions). De esta forma, los fabricantes darán unos niveles de consumo mucho más próximos a los del consumidor, pero al mismo tiempo cambia por completo el sistema de homologación, dando como resultado un índice mayor de emisiones y afectando enormemente a un sector regulado en base a ellas.

En la práctica, a partir del 1 de septiembre de 2018, todos los coches nuevos matriculados deberán haber pasado ya por estas pruebas obligatoriamente. Mientras que la implantación final llegará el 1 de enero de 2019, cuando un coche sólo se podrá ofertar en concesionario con los datos aportados por el nuevo ciclo WLTP, a excepción de coches en stock y matriculados antes del 1 de septiembre de 2018. Las consecuencias de la norma WTLP para un consumidor de a pie es que, al aumentar los consumos y las emisiones homologadas, cambiarán las ventajas fiscales. Es decir, muchos de los coches que están hoy por debajo de los 120 g/km de CO2 se estima que puedan ver incrementadas en 10 ó 15 g/km de CO2 sus emisiones, dejando de estar exentos del Impuesto de Matriculación.

¿Y qué ocurrirá, por tanto, con los precios de los coches? De momento se plantean dos hipótesis: que no varíen, asumiendo las marcas el sobrecoste, o que haya un cambio en las normas que regulan las emisiones, para que no se modifiquen los impuestos y el cliente no sea quien tenga que asumir esa mayor fiscalidad.

Fuente: autopista.es


La mitad de los europeos no necesita coche en propiedad

Un 50% de los europeos considera que no es imprescindible tener un coche en propiedad para realizar sus desplazamientos diarios: el coche compartido gana adeptos.

¿Realmente necesitas un coche en propiedad para ir de casa al trabajo (y viceversa)? ¿Podrías cubrir tus necesidades de movilidad con otra forma de transporte? La mitad de los europeos ha contestado afirmativamente a ambas preguntas, realizadas en una encuesta de Opinion Way para ALD Automotive. Tan solo el 36% de los encuestados afirma que un vehículo propio es imprescindible en su día a día.

Compartir coche es lo que se lleva

La no necesidad de tener coche propio no implica que los europeos dejen de lado el automóvil en su día a día: por el contrario, continúa siendo el medio de transporte elegido por la mayoría de ellos. Lo que realmente ha cambiado es la manera de acceder al coche y a la movilidad.

Los europeos cada vez comparten más coche, apuestan por el renting, usan vehículos con chófer y utilizan el carsharing. Dependiendo del país, los hábitos son diferentes, aunque el perfil del usuario es el mismo: menor de 35 años.

En Francia se inclinan más por los trayectos compartidos en coche, una opción que conocen el 80% de los conductores galos y que han utilizado el 29% de ellos. En Alemania, más de un tercio de la población ya ha usado soluciones de vehículos compartido, mientas que el país con menos adeptos es Italia.

Además, según este estudio, uno de cada diez europeos elige un coche con chófer o un vehículo de renting para satisfacer su movilidad. España es el país que más opta por la primera opción e Italia por la segunda.

Ahorrar y no contaminar son las razones

Los motivos que empujan a los europeos a un cambio de movilidad son, prioritariamente, económicos. El 58% considera que el ahorro es la principal ventaja: los franceses y españoles son los que lo tienen más claro.

El medio ambiente parece ser el otro motivo que incita a compartir coche a los europeos. Los italianos son los que más veces han optado por alternativas ecológicas con un 69% de los usuarios, de los cuales un 55% han repetido en varias ocasiones. Por el contrario, los españoles son los menos entusiastas.

La tecnología es clave

Uno de los mayores impulsores de este cambio de hábito de movilidad de los europeos son las nuevas tecnologías. Las aplicaciones del transporte público, las de GPS comunitario y de tráfico son utilizadas con asiduidad.

El que la mayoría de las soluciones de transporte alternativas cuenten con aplicaciones móviles fomentan este cambio tecnológico. Los españoles son los que más las utilizan y los franceses los que menos; el 11% de los europeos utiliza aplicaciones de coche compartido y el 15% de vehículo con chófer.

Fuente: autopista.es