El Gobierno alemán tiene un plan para evitar prohibir la circulación a los vehículos Diesel: ayudas para cambiar de coche o un reajuste técnico para que no contaminen por encima del límite establecido.

La guerra que han emprendido los países de medio mundo contra los vehículos Diesel vive un nuevo capítulo, en esta ocasión en Alemania. Sin embargo, lejos de plantear medidas para prohibir su circulación, el Gobierno alemán quiere dar una vuelta a la tortilla al asunto y ofrecer a los propietarios de vehículos Diesel una alternativa para no limitar su movilidad.

En Alemania hay cerca de 1,4 millones de conductores Diesel que no cumplen con la norma Euro 6 –matriculados antes de septiembre de 2015- y viven con la amenaza de posibles restricciones a la circulación con sus vehículos en algunas ciudades. En concreto son 14 las ciudades alemanas donde la contaminación del aire supera los 50 miligramos de dióxido de nitrógeno (NO2) por metro cúbico y plantean la prohibición de la circulación de los coches más contaminantes con motor Diesel.

El paquete de medidas que ha pactado el Gobierno alemán para no llegar a este extremo es ofrecer dos alternativas a los dueños de vehículos Diesel que cumple las normas Euro 4 y Euro 5 que entraron en vigor en 2005 y 2009 respectivamente.

Descuentos o reajuste técnico

La primera incluye descuentos para la adquisición de un nuevo vehículo. Así, los fabricantes se han comprometido a ofrecer a los propietarios de vehículos Diesel Euro 4 y Euro 5 “primas o descuentos” que podrán variar entre los 6.000 y 10.000 euros. Volkswagen, por ejemplo, ha anunciado que dará ayudas de hasta 5.000 euros para que los dueños de vehículos diésel cambien de coche.

La segunda medida de este programa ofrece la posibilidad de una intervención en los componentes mecánicos o electrónicos del vehículo para que este no contamine por encima del límite establecido. Además, el Gobierno federal espera que sean los fabricantes los que asuman el coste de esta operación.

La respuesta de los fabricantes

Las reacciones en la industria, sin embargo, no se han hecho esperar. Así, Volkswagen acepta la segunda de estas medidas, eso sí, con condiciones, mientras que** BMW y Opel se han mostrado completamente en contra de ellas**. Opel, por ejemplo, califica estos reajustes técnicos como “económicamente no razonables y técnicamente no desarrollados”.

Otro fabricante, Daimler, está valorando estas medidas, pero ha reconocido que se centrará solo en la primera, la de los descuentos, que en su caso, como en el de Volkswagen, ascenderán a 5.000 euros. Y Renault, el único fabricante no alemán que se ha pronunciado al respecto, ofrecerá a los propietarios de antiguos coches Diesel en el país un incentivo de 10.000 euros para que los cambien por nuevos modelos.

La ministra de Medio Ambiente, Svenja Schulze, ha dicho que solo podrán optar a un reajuste técnico de su vehículo o a bonificaciones aquellos usuarios que residan dentro de estas 14 ciudades o en su entorno inmediato. Además, “Los costes no deben recaer ni en los conductores ni financiarse con dinero público”.

Fuente: autopista.es