Si tienes la imperiosa necesidad de limpiar algo, que no sea el coche en plena calle: te puede caer una multa. Mejor vete al autolavado o ponte con el mocho en casa.

La multa por lavar el coche en la calle no es porque gastes mucha agua, ni porque puedas salpicar al que pasa por la acera, ni tan siquiera porque despiertes envidias en el vecindario: el motivo de que esté prohibidísimo limpiar el coche en un lugar diferente al permitido –léase lavadero- es porque puedes deteriorar la calzada o sus instalaciones.

Así está establecido el artículo 4.2 del Reglamento General de Circulación, si bien la cuantía de las multas dependen del ayuntamiento de cada municipio: su importe puede variar entre 30 y 3.000 euros. Obviamente, para que se haga efectiva la sanción los agentes tienen que pillarte con “las manos en la bayeta.” Y, mucho cuidado, porque si te pones a limpiar el coche en un descampado también puede caerte una buena multa.

Como contrapartida, y siguiendo en el asunto de la limpieza, si llevas la matrícula del coche sucia también te puedes llevar una multa. Si no se puede identificar claramente al vehículo por la mugre que este lleva en la placa, la sanción que recibirás es de 200 euros. Así que ya sabes: como no puedes ponerte a fregotear el coche entero, confórmate con llevar la matrícula como los chorros del oro.

Fuente: autopista.es