El Diesel está y estará de actualidad. ¿Cómo de nocivos son los nuevos coches de gasóleo? Un estudio de un organismo independiente tumba la opinión de varios políticos desinformados.

Continúa la caza al Diesel. Los anuncios realizados por varios Gobiernos desinformados de prohibir la circulación (y en algunos casos, hasta la venta) de vehículos propulsados por este tipo de combustible (en informaciones pasadas, sí que señalamos el alto poder de contaminación de los Diesel antiguos, un factor importante a distinguir y discriminar) están generando una gran psicosis entre el gran público, que ya se está traduciendo en una notable caída de las ventas de coches propulsados por este tipo de combustible.

En su intento de meter en vereda a los díscolos fabricantes de coches, los políticos han ejercido tanta presión -mediática y “por mis narices”- que podrían haber herido de muerte al Diesel… cuando ya se venden algunos vehículos más limpios que cualquier solución al margen del puro eléctrico.

Datos de Emission Analytics: los nuevos Diesel más limpios de la historia

Hay que hablar con datos. Y nos acaban de dar datos de organismos independientes que señalan que los últimos Diesel en el mercado sorprenderían a gasolinas y a híbridos. No, no hay uno, son muchos. Y no en circulación real “homologada”, la que se vigilará el próximo año, sino también en una conducción a la alemana, con alta velocidad. Emission Analytics ha expuesto sus últimas mediciones y ha encontrado Diesel cuya emisión de contaminantes está varias veces por debajo de lo que obligará la norma europea.

Toda la verdad sobre el nuevo Diesel: emite menos que lo marca la Ley

La cara oscura de sus datos resulta muy oscura. Por esos resquicios legales destinados a evitar un colapso en las fábricas de automóviles –aunque muchos de ellos no aminoraron la producción de Diesel “poco limpios”-, Emission Analytics ha encontrado que el 10 por ciento de los coches más contaminantes han expulsado en promedio ¡1.020 mg/km! de NOx (el que más, 1.590). Un verdadero escándalo, porque a día de hoy podrías comprar estos coches nuevos y en los próximos meses como “kilómetro cero” o de segunda mano, con su etiqueta C de la DGT y cumpliendo la norma Euro 6 (por supuesto, no la actual Euro 6c o Euro 6d-Temp. de 2019). No hay que extrañarse, por tanto, a la luz de datos así, que ciudades como Barcelona reaccionen pensando en prohibir la circulación de los coches con etiqueta B. Claro, según los informes de Emission Analytics, el 10 por ciento de los Diesel más sucios con la norma de 2013 emitían en promedio 1.777 mg/km. Quizá deberíamos recordar que la norma contempla un valor máximo de 80 (hablamos de gramos de óxidos de nitrógeno) y que en las condiciones de uso real (como las de Emission Analytics) Europa admitirá hasta 168 mg/km.

Por fortuna, lo que ha encontrado Emission Analytics es alentador con los motores Diesel más modernos. Ya nos habían adelantado antes del verano que habían encontrado un modelo Diesel a la venta que emitía 15 mg/km. El 10 por ciento más limpio emiten de media 32 kg/km, En promedio, todos los que ya cumplen la norma Euro 6d-temp emiten 48 mg/km. ¡La cuarta parte! Es decir, que ahora sí, en sus más modernos Diesel los fabricantes no se están reservando nada. Mucho más limpios de lo que los políticos a escala europea –que no local- consideran viables para la salud de sus ciudadanos.

¿Convencerá a los alcaldes de las ciudades más concurridas de que la norma europea o las etiquetas velan por sus ciudadanos? Difícil. Habría que lanzar de forma urgente una etiqueta D, que identificara a los coches que cumplen la norma que ha entrado en vigor en septiembre, la Euro 6c. Porque estos ensayos han mostrado varios hechos interesantes. Lo primero es que los Diesel más limpios emiten como la media de los coches de gasolina. Los que ya cumplen con la norma de septiembre de 2019, la Euro 6d-Temp, son sorprendentes. Y sin truco: Emission Analytics forzó la prueba incluyendo una conducción de manera muy dinámica, con velocidades máximas de 160 km/h. Incluso así, solo los modelos de un fabricante sobrepasaron de media ese valor límite de 168 mg/km, el resto de los vehículos analizados quedaban por debajo de 80 mg/km. Pretendían buscar si se usaban estrategias específicas para sortear las pruebas que exige la norma y no parece que sea el caso. Eso sí, un fabricante “arriesga” sobrepasando los 168 mg/km al circular de forma deportiva, al dotarlos únicamente de una trampa de NOx. El resto de los automóviles probados han encarecido los tubos de escape de sus Diesel con costosos sistemas de limpieza de NOx que incluyen aditivo a base de urea (AdBlue), además de los consabidos filtros de partículas. Los más eficaces los combinan con la mencionada trampa de NOx, tan caros que los Diesel han salido de las gamas de pequeños y económicos. Y esta es la lectura interesante que deberían hacer los políticos y la sociedad: la norma estricta, por fin, parece haber conseguido sacar de la oferta (y de la demanda del comprador) aquellos usos a los que la tecnología Diesel no era idónea en todos los aspectos.

¿Por qué algunos deciden seguir con Diesel si limpiar sus gases los encarece tanto? Porque siguen consumiendo muy poco y, por tanto, emiten en torno a un 30 por ciento menos CO2 que los coches de gasolina. Ideales para vehículos grandes y pesados, ideales para áreas poco pobladas y, cuando cumplen Euro 6c y futuras, tan “malos” o tan buenos como híbridos, de gasolina o de gas. Los países necesitan esta reducción de CO2, especialmente porque antes de 2030 no habrá suficiente capacidad industrial para fabricar tantos eléctricos necesarios para llegar a los objetivos de CO2 de la Unión Europea (“una reducción del 30% precisaría vender un 30% de eléctricos, un 40% de reducción en CO2 necesitaría que sean eléctricos la mitad de los coches vendidos”, calculaba recientemente el actual máximo responsable de VW, que espera liderar los volúmenes mundiales de ventas de eléctricos). Los suministradores de componentes -enormes grupos empresariales que trabajan tanto con eléctricos, como híbridos o de combustión- indican que aún tienen soluciones para dejar las emisiones de NOx por los suelos. Lo dijo Bosch en primavera –hablaban de 13 mg/km-y recientemente Continental veía conseguible 35 mg/km mediante microhibridación (un motor de arranque a 48 voltios que podría apoyar al motor de combustión en sus momentos más ineficientes). No es que sean peor que Bosch, sino que Continental habla de poder reducir, a la vez, un 10 por ciento adicional los consumos. Y con catalizadores calefactables, la contaminación durante las fases de uso en frío no sería problema.

¿Habrá aún tiempo para que las empoderadas ciudades desanden sus amenazas al Diesel por ser Diesel?

Fuente: autopista.es