Mes: mayo 2019

Coches con Smart Keys o llaves inteligentes: carne de cañón para los ladrones

Coches con Smart Keys o llaves inteligentes: carne de cañón para los ladronesLos sistemas de apertura del coche y de arranque sin llave tienen sus beneficios para el conductor, pero se lo pone mucho más fácil para los ladrones. ¡Mucho ojo!

No cabe duda que la tecnología nos trae una serie de ventajas que facilitan nuestro día a día. Pero también es cierto que, como en casi cualquier apartado de la sociedad de hoy en día, también tiene su lado negativo. Y si hablamos de la tecnología de las “Smart keys” o llaves inteligentes en el automóvil, no es una excepción.

Lamentablemente, España es el tercer país de la Unión Europea en el que más coches se roban, ¡unos 120 coches al día! Así que mucho ojo si tienes una llave inteligente para tu coche: te ponemos en contexto.

¿Qué son las “Smart keys”?

Son llaves que te permiten acceder y cerrar al vehículo sin necesidad de apretar ningún botón, así como arrancarlo tan solo con tenerla en el interior y apretando el correspondiente botón de “Start/Stop”. Para abrir el coche, basta con tener la llave en el bolsillo y tocar la maneta de la puerta; para cerrarlo, algunos vehículos detectan cuándo el conductor (con la llave consigo) se aleja de este.

¿Cómo funcionan?

Estas llaves funcionan mediante un intercambio de señales cifradas con el propio vehículo. La llave dispone de una pequeña antena que buscan una señal de radio del vehículo; será al tocar la maneta de la puerta cuando una antena del vehículo pasa a rastrear la llave para poder entrar al coche.

¿Cómo de vulnerable son ante los ladrones?

Este intercambio de señales es lo que aumenta la vulnerabilidad de esta tecnología. Basta que los ladrones utilicen un dispositivo (un repetidor de ondas) que amplifica la señal de radio del vehículo y que es capaz de “engañarlo” para que se piense que la llave real se encuentre en el rango de alcance. Esto sucede mucho en chalets unifamiliares, donde los coches se quedan aparcados en la puerta o junto a la entrada del garaje y en los que los ladrones se pueden llevar el coche sin dificultad en apenas 20 segundos mientras el conductor está durmiendo. Si ya el vehículo tiene la función de arranque sin llave y mediante botón, la tarea de encender el motor se facilita aún más.

¿Qué soluciones hay para evitarlo?

Los fallos en el diseño de esta tecnología están detrás de esta vulnerabilidad. Algunas soluciones que se están llevando a cabo para evitar esta picaresca por parte de los ladrones es la de que la llave deje de emitir su señal cuando esta lleva unos determinados segundos sin moverse. Si la llave descansa en casa, es una solución idónea, pero no cuando la llave va en el bolsillo y va siempre en movimiento.

Sin tener que recurrir a desactivar el sistema, una solución muy recurrente es “encerrar” la llave en una jaula de Faraday: se trata del efecto producido dentro de una caja metálica; por ejemplo, guardando la llave en el congelador o en una caja rodeada de papel de aluminio se creará este efecto, impidiendo que las señales eléctricas sean recibidas dentro del recipiente.

De cara a seguir desarrollando tecnológicamente esta idea, una solución podría ser integrar la llave en el smartphone del conductor, en el que este podría utilizar su propia huella o el FaceID de reconocimiento fácil para abrir el coche.

Fuente: autopista.es


Por qué con la nueva ITV puede que tu coche suspenda la primera inspección

Por qué con la nueva ITV puede que tu coche suspenda la primera inspecciónLos nuevos y más exhaustivos controles en las ITV pueden provocar que sea más complicado pasar el examen a la primera. Y ojo, que a partir de 2020 entra en juego una novedad importante.

Justo cuando se cumpla un año de la fecha en la que se hizo obligatoria una larga lista de novedades en las Inspecciones Técnicas de Vehículos en España, el próximo 20 de mayo, restará un año para la entrada en vigor otro cambio que procede directamente de una directiva europea. Desde esa fecha en 2020, las ITV tendrán a su disposición la información técnica de cada vehículo ligero matriculado a partir del 2011 y vehículo pesado a partir del 2015.

La Unión Europea obligará a los fabricantes de automóviles a facilitar esta información técnica “de forma estructurada y en fuente abierta”, así como de las actualizaciones de software que realice, con un margen de seis meses desde la matriculación del coche. ¿Cómo puede hacer esto que la ITV sea más difícil de pasar a la primera a partir de la entrada en vigor de esta norma?

Con la llegada de las novedades a las ITV el año pasado, las empresas concesionarias de este servicio pueden acceder a los sistemas de diagnóstico a bordo de los vehículos, los OBD. La llegada de la información técnica exacta y al día de cada modelo por parte de los fabricantes facilitará la tarea de las ITV para detectar cualquier tipo de defecto en el vehículo, prevenir cualquier incidente posterior y estar más alertas todavía de cualquier manipulación ilegal que se haya hecho en el coche.

¿Recuerdas todas las novedades que incorporaron las ITV el pasado 20 de mayo de 2018? Revisión de los neumáticos, emisiones, electrónica… aquí te lo recordamos:

Por si no te has enterado, ya se encuentra en vigor la nueva normativa de las ITV. Te explicamos cómo son los cambios que te encontrarás en la próxima inspección que pase tu vehículo, que nos lleva a realizar un mantenimiento más continuo y a prestar atención a algunos puntos relacionados con su gestión. Muy atentos.

1. Control más estricto de los neumáticos

No sólo se pasa a controlar la profundidad de las gomas, que debe ser superior a 1,6 milímetros: las ITV ya revisan posibles imperfecciones como golpes o ampollas que puedan derivar en pérdidas de aire o reventones.

Se vigila también la marca de homologación del neumático, que las medidas y características se correspondan con la tarjeta ITV o de homologación y que los neumáticos de cada eje sean del mismo tipo (idénticos en marca, modelo, medida, índice de velocidad y carga, dibujo…). Revisiones, no obstante, que ya se vienen realizando desde el pasado mes de febrero.

2. Los sistemas de diagnosis, a examen

La electrónica toma mayor protagonismo en los coches actuales. Por ello, las nuevas ITV se van a encargar de que sistemas tan básicos e importantes para la seguridad como el ESP, ABS o airbags sean revisados con sus sistemas de diagnosis del coche. Más adelante, las ITV podrán identificar problemas de seguridad pasiva y de confort, como el control de crucero adaptativo, los sistemas automáticos de luces y lluvia o el sistema de frenada de emergencia.

3. Mayor severidad con la contaminación

No podía ser de otra forma, viendo las crecientes restricciones y regulaciones al respecto que está sufriendo el automóvil en los últimos tiempos. Así pues, las nuevas ITV ya realizan un seguimiento más estrecho de las emisiones que emita nuestro coche por el tubo de escape. Se seguirá el mismo procedimiento que antes, pero las nuevas máquinas de diagnóstico permitirán detectar posibles fraudes.

4. Coches importados y coches clásicos

Situación dispar para este tipo de vehículos con la normativa de las ITV que ya está vigente: los coches importados no tendrán la obligación de pasar la ITV siempre que el país de origen del vehículo sea muy similar a la española, por lo que requiere del comprador que se informe al respecto antes de comprar un coche fuera de nuestras fronteras; por su parte, la denominación de coche clásico pasa de 25 a 30 años, igualando así la normativa a otros países de nuestro entorno.

5. Cambios en la gestión

Otro de los cambios que ya aplican las ITV se refiere a la repetición de dicha revisión cuando se ha suspendido el primer examen. Ahora, el conductor no tiene la obligación de repetir la segunda prueba en el mismo centro, sino que puede elegir uno nuevo.

Fuente: autopista.es


Coche con cambio manual o automático: cuál tiene más averías

Coche con cambio manual o automático: cuál tiene más averías

Una lectora nos pregunta sobre la fiabilidad de los cambios. ¿Mejor manual o automático? ¿Cuál tiene más averías?

Estoy pensando en renovar mi coche pero en casa discutimos si será mejor hacernos con un cambio automático o manual. Me gustaría saber cuál de los dos tiene más averías y si esto pudiera ser diferencial a la hora de tomar una decisión. Sonsóles Sáez.

Respuesta de nuestro experto:

No suele ser habitual que los cambios den problemas más allá de los derivados de desgastes por el uso, pero, como todo elemento mecánico, puede tener averías.

Es sólo una percepción personal que no está avalada por datos, pero yo diría que una caja manual -en vías de extinción, y más con el desembarco masivo de la electrificación- tiene más probabilidades de averías, tanto por su construcción como porque, al fin y al cabo, es un ser humano quien la maneja y no siempre tiene por qué hacerlo bien. Cierto es que las reparaciones de las mismas suelen ser más económicas que las de una caja automática. Por ejemplo, si nos atenemos a la sustitución de un embrague de una manual, costará menos que reemplazar un convertidor de par o un juego de embragues multidisco en una automática.

En los cambios manuales los problemas pueden venir de holguras, dificultades con la araña del cambio o, como en los automáticos, con la lubricación interna. En estos hay que sumar la posibilidad de que se averíe la centralita de control aunque, como es lógico, su sustitución es sencilla y rápida. Otra cosa en relación a este asunto es que cualquier taller pueda abordar una reparación interna de una caja de cambios manual y no todos estén preparados para hacer lo propio con una transmisión automática.

Fuente: autopista.es