147 concesionarios españoles han sido acusados de pactar precios, por lo que podrían verse obligados a compensar con entre 750 y 1.500 euros a los compradores afectados.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha demostrado que esos 147 concesionarios incurrieron en atentado contra la libre competencia al llegar a un pacto en sus precios. El intercambio de información comercial sensible y la fijación de precios son prácticas de cartel que está prohibida, y ello ha impedido a miles de consumidores lograr buenos precios en sus coches y ahorrar eligiendo o negociando con su concesionario.

Los concesionarios implicados son de las marcas Opel, Toyota, Hyundai, Audi, Volkswagen, Seat, Land Rover, Citroën, Mitsubishi, BMW, Chevrolet, Chrysler, Jeep, Dodge, Fiat, Alfa Romeo, Lancia, Ford, Honda, Hyundai, Kia, Mazda, Mercedes, Nissan, Peugeot, Porsche, Renault, Volvo y Lexus.

Entre 2006 y 2013 en torno a 20.000 compradores adquirieron sus vehículos viéndose afectados por este pacto que ahora ha destapado la OCU. Los coches que compraron entonces salieron a cada comprador entre 750 y 1.500 euros más caros.

Ahora, la OCU ha animado a todos los afectados a que ‘reaccionen antes del 31 de octubre’. También habilitó una aplicación que permitía comprobar si eras uno de los compradores afectados, aunque la campaña ya ha finalizado. No obstante, quienes compraron su vehículo de alguna de las citadas marcas entre 2006 y 2013 aún pueden reclamar su compensación por daños y perjuicios, consistente en el descuento que no pudieron disfrutar por el falseamiento de la competencia.

Al margen de la compensación a los clientes, los concesionarios implicados tendrán que pagar una multas impuestas por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia que superarán los 170 millones de euros.

Fuente: autopista.es