Con este truco casero puedes evitar que hackeen la llave de tu coche y te lo roben

Un truco casero muy barato y muy accesible para todos puede evitar que los hackers accedan al código de la llave inteligente –o Smart Key- de tu coche.

En la industria del automóvil ya está casi generalizado el uso total de las llamadas Smart Key o llaves inteligentes. Sin embargo, debido a su propia tecnología en la que emiten constantemente frecuencias electromagnéticas su propio funcionamiento las pueden hacer muy vulnerables para los hackers, quienes las pueden inutilizar o usar a su antojo para abrir fácilmente tu coche y, por tanto, robártelo.

Lejos de ser un mito urbano, con el siguiente truco casero, de precio muy barato y muy accesible para la mayoría de la población, puedes evitar que hackeen la llave inteligente de tu coche y te lo roben. En este caso, con el simple hecho de forrar dicha llave con papel de aluminio puedes evitar que los piratas informáticos detecten las ondas electromagnéticas de funcionamiento de la Smart Key, evitando, por tanto, que te sustraigan el vehículo.

Al forrar la llave de tu automóvil con dicho papel de aluminio, estarías proporcionando una especie de escudo de protección por las propias propiedades que tiene el aluminio de poder bloquear un buen número de ondas electromagnéticas. Al bloquearlas, dichas ondas no se pueden replicar al exterior (o en el caso de que lo hagan, se replican parcialmente), por lo que los hackers no tendrían acceso a todo el código interno de funcionamiento de la Smart Key.

Sin embargo, el uso continuado de aluminio para envolver la Smart Key también podría tener un efecto contraproducente, ya que su poder aislante y de protección también podría dejar inutilizada durante ciertos momentos dicha llave inteligente.

ASÍ FUNCIONAN LAS SMART KEYS O LLAVES INTELIGENTES

Las denominadas como Smart Keys o llaves inteligentes emiten en todo momento ondas electromagnéticas que incluyen el código de apertura y encendido del vehículo. En el caso de los hackers, éstos se sirven de un amplificador y de ordenadores y el software correspondiente con el que a cierta distancia pueden replicar el código de apertura y de activación de dicha llave.

Este tipo de robos es frecuente en centros comerciales o grandes aparcamientos, pero donde más se repite es en viviendas unifamiliares, donde el dueño aparca el coche en la puerta y, mientras duerme, mantiene la llave en el interior de la casa. Así, con el repetidor de señal se consigue que la llave y el coche se comuniquen como si estuvieran uno al lado del otro.

Hay otras alternativas efectivas de crear una jaula de Faraday alrededor de la llave y evitar que los hackers accedan a su código de funcionamiento. Una de las alternativas es meter la llave en la nevera, ya que a su interior no llegarán las ondas del repetidor/amplificador de los ladrones o hackers. Otra alternativa es introducir la Smart Key en las diversas fundas especialmente diseñadas para ello y que se venden en Amazon o en otras plataformas de venta por Internet.

Para más información consultar artículo original