El CEO de Ford asegura que los “coches tontos” morirán pronto