El coche eléctrico, todavía un capricho en la UE