El Gobierno debe 122 millones a los concesionarios