Este es el fallo en la ITV que suspende a más de 1 millón de coches y cuesta más de 500 €La ITV se ha endurecido con sus últimas novedades y también la DGT aumenta sus controles a los coches. Te contamos cuáles son los principales motivos de rechazos, qué fallo está suspendiendo a más de 1 millón de coches en la primera inspección y por qué te puede costar hasta 500 euros.

“¿Cómo puede haber pasado ese coche la ITV?”. Seguro que te lo has preguntado unas cuantas veces cuando has visto una humareda negra que dejaba entrever a un vehículo. Y también te habrán dicho, “a mí ya me conocen en la ITV y no tengo ningún problema, tres acelerones y listo”.

Sin embargo, esta realidad ha cambiado en los últimos meses, ya que las inspecciones técnicas de vehículos se han puesto muchos más serias, especialmente en lo que a las emisiones contaminantes respecta. La DGT, por su parte, también considera que los vehículos más antiguos son los que más peligro representan en la carretera, por lo que esta semana ha puesto en marcha una campaña especial que pone el foco en estos automóviles, incrementando sus controles.

Pequeños cambios que endurecen la ITV

Así, los últimos cambios recogidos en la normativa de ITV han endurecido los límites contaminantes, especialmente en el caso de los vehículos Euro 5 y Euro 6. Los anteriores a esta catalogación siguen utilizando la sonda para comprobar cuáles son sus emisiones contaminantes, pero a los Euro 5 y Euro 6 ya se accede a través de la centralita, por lo que se puede comprobar si el coche ha sufrido reprogramaciones no homologadas para aumentar el rendimiento pero que suelen suponer también un aumento de las emisiones contaminantes.

Y este endurecimiento ha traído consigo unas consecuencias directas sobre el número de suspensos en la primera inspección. Según AECA-ITV, más de 1,3 millones de turismos (1.355.508 para ser exactos) no pasaron la ITV por emitir excesivas sustancias contaminantes. Se trata de una deficiencia que se considera grave y que obliga a volver a acudir a una estación de ITV en el plazo de dos meses. En ese tiempo, el coche sólo podrá circular de la ITV al taller y viceversa.

¿Por qué más de 500 euros?

Entre los suspensos por emitir un exceso de partículas contaminantes, se encuentran tres denominadores comunes. Y todos ellos suelen estar relacionados con un mantenimiento algo descuidado o un uso errático del vehículo.

En primer lugar, lo mejor que nos puede pasar si en la ITV han comprobado que formamos parte de ese 1,3 millones de suspensos es que tengamos que cambiar los filtros. Si es así es porque éstos se han colmatado y deberíamos haberlos cambiado con anterioridad. En este caso, con poco más de 50 euros podríamos tenerlo solucionado.

Un poco más caro es lo referente a la válvula EGR. Este sistema es el encargado de reconducir gases ya usados para reciclarlos y volverlos a introducir en la admisión. De esta manera, como los gases están más calientes, se crean menos partículas NOx. Por norma general, esta válvula está abierta siempre que el coche esté ya caliente y se mueva a regímenes bajos, ya que cuando necesita más potencia, la válvula se cierra y utiliza aire frío que, a su vez, tiene más oxígeno y, por tanto, genera más potencia.

Pero, ¿por qué se avería la válvula EGR? Este mal endémico que afecta sobre todo a los vehículos diésel que apenas salen a carretera abierta está directamente relacionado con la utilización del motor. Cuando circulamos permanentemente a bajar revoluciones, poco a poco se va formando una carbonilla en los conductos que puede llegar a taponarlos. Si es así, la válvula reducirá su comportamiento e, incluso, dejará de actuar, por lo que se estarán emitiendo más sustancias contaminantes. Una avería de este tipo puede suponer unos 300 euros de arreglo. Si quieres evitarlo, aprovecha las salidas a carretera para circular unos minutos con el motor “alegre” y a altas revoluciones. De esta manera limpiaremos la carbonilla acumulada.

Por último, y sin duda lo más caro, son los fallos relacionados con los inyectores. En este caso, nuestro margen de maniobra es mucho menor, aunque hay quien utiliza productos de limpieza que se mezclan con la gasolina para eliminar posibles sustancias o partículas que provoquen funcionamientos erráticos.

Hablamos de los inyectores, encargados de suministrar gasolina o diésel en la cantidad adecuada, en función del régimen de giro del motor y, por tanto, de la potencia demandada. En este caso, si los inyectores funcionan mal es posible que suministren mayor cantidad de combustible de la necesaria y, por tanto, consumamos más y, por ende, también emitamos una mayor cantidad de sustancias contaminantes.

Este problema tiene una mayor presencia entre los vehículos más antiguos, especialmente aquellos que pasan de la década, ya que los mecanismos se ajustan después de todos los kilómetros que hemos hecho con ellos. Pero el verdadero quebradero de cabeza es que es una avería cara y sustituir dos o más inyectores nos hará superar con facilidad la barrera de los 500 euros. Incluso de los 1.000 si hay que cambiar más de dos.

Otros 3 millones de coches también son rechazados

En este artículo nos hemos centrado en los suspensos por superar las emisiones contaminantes, pero este problema no es ni mucho menos el único que los conductores se encuentran a la hora de enfrentarse a la ITV. De hecho, en total son 4,3 millones de coches los que fueron rechazados en su primera visita durante 2018.

Estos datos son alarmantes, ya que el 20,9 por ciento del total (20.714.602 automóviles) de examinados no superaron las pruebas. Todos ellos contaban con, al menos, una deficiencia grave que los impedía circular. Los datos alertan que, en total, en 2018 se detectaron de 27.225.429 defectos, de los cuales 8.385.076 eran graves. Es decir, la media entre los vehículos rechazados era de 2,5 defectos graves.

Estos son, por orden, los fallos más habituales que se registran hoy en las ITV de España, según los datos de AECA-ITV:

  • Alumbrado (24,9% de los suspensos): es el más común que se registra en España. Luces fundidas, faros en mal estado, óptica rotas…
  • Ejes, neumáticos y suspensiones (20,1%): la segunda causa más común de rechazo en las inspecciones. Los amortiguadores en mal estado o los neumáticos por debajo del nivel de seguridad en su dibujo generan los mayores suspensos.
  • Emisiones contaminantes (16,2%): te hemos hablado ya de ellos y suben con las nuevas inspecciones hasta el tercer problema más frecuente de rechazo en las ITV.
  • Frenos (13,3%): Los defectos en la capacidad de frenada del vehículo, con discos y pastillas también en mal estado, bajan ahora hasta la cuarta causa de suspenso.

Para más información consultar artículo original