Esto es lo que la ITV mira con todo detalle en tu coche durante la inspecciónLa ITV se pone seria con las emisiones contaminantes de los vehículos. Los más antiguos tendrán que pasar por una inspección complementaria a la que ya se viene realizando.

Dos de cada diez vehículos que fueron a pasar la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) en 2018 fueron rechazados en la primera inspección, según datos de la Asociación AECA-ITV. Esto son más de 4,3 millones de vehículos y un incremento del 2,5 por ciento respecto a los datos de 2017.

Uno de los puntos en los que quieren incidir ahora en esta inspección es en la medición correcta de gases contaminantes de cada vehículo. Es por ello que ahora, cuando un conductor vaya a pasar la ITV, se vigilará más de cerca el diagnóstico de a bordo de cada vehículo, es decir, la centralita que controla las emisiones de gases contaminantes del motor. Si durante la inspección se descubre que esta ha sido manipulada, la ITV se considerará suspendida.

Esta inspección se realiza a aquellos coches posteriores a 2006 que sean Euro 5 y Euro 6, y a los vehículos pesados Euro VI. Además, se trata de un control complementario al que ya se viene realizando de la gasolina a través del tubo de escape. Es decir que, si este sale negativo, será motivo suficiente para que la ITV no sea aprobada.

En los últimos tiempos, especialmente después de episodios como el Dieselgate de Volkswagen, en la inspección técnica de vehículos se vigilan más de cerca los dispositivos electrónicos de los nuevos coches para evitar que puedan ser manipulados.

Para más información consultar artículo original