La DGT avisa que va a controlar desde ahora los “coches zombies”: ¿qué son?Con el objetivo de evitar fraudes que ya sospecha, la DGT controlará especialmente tras el verano el auge de los llamados “coches zombies”: en 15 años han aumentado más de un 45%.

¿Qué son los “coches zombies” en los que ha puesto el punto de mira la Dirección General de Tráfico? La respuesta es muy sencilla: vehículos que son dados de baja temporalmente por no preverse su uso durante una amplia temporada, que quedan exentos del pago del Impuesto de Circulación, del seguro y de la ITV… y de los que Tráfico ya sospecha que terminan exportados para la venta en otros países o desguazados para vender piezas. En definitiva, causantes de importantes fraudes.

Así lo piensa la DGT y así anuncia que lo vigilará a partir del verano, a través de un mayor control y de una nueva campaña informativa enviando notificaciones a todo aquel que realice este trámite de baja temporal. Pero, ¿por qué llega ahora la sospecha en Tráfico? Porque este fenómeno se ha multiplicado exponencialmente en los últimos 15 años si demasiado sentido, ya que además el rastro de estos vehículos desaparece.

Según los datos que maneja el propio Ministerio del Interior, hasta 700.00 vehículos diferentes causan baja cada año y, de ellos, hasta un 50 por ciento son ya hoy bajas temporales. El porcentaje, que apenas representaba el 5% en el año 2004 ha crecido en estos 15 años nada menos que un 45%, provocando las sospechas desde la DGT de que con ellos se están cometiendo fraudes y transacciones al margen de las leyes.

El problema además radica en que estos coches dados de baja temporal y de los que nunca más se recibe información no culminan con el proceso habitual de descontaminados que sí están obligados a superar aquellos vehículos que son dados de baja de forma definitiva. Estos vehículos, según las nuevas normativas, tienen que acudir a un Centro Autorizado de Tratamiento para proceder a dicho proceso de descontaminado.

La DGT además sabe que el proceso de baja temporal es hoy muy sencillo: únicamente es necesarios presentar la autorización del propietario, cumplimentar un impreso y pagar una tasa de 8,40 euros. A partir de aquí, por lo general, nunca más vuelve a saberse nada del vehículo… y Tráfico sospecha que no es por abandono.

Fuente: autopista.es