Está previsto sustituirlos por señales luminosas a partir de 2025. El motivo de esta medida es el peligro que conlleva para las personas tener que bajar del vehículo para colocar este triángulo de pre-señalización.

Las señales luminosas sustituirán a partir de 2025 a los triángulos de preseñalización de averías o accidente, según tiene previsto la Dirección General de Tráfico (DGT). El principal motivo de esta medida es el peligro que conlleva para las personas el tener que bajar del vehículo a colocarlos.

Según declaraciones a Europa Press de la subdirectora adjunta de la DGT, Ana Blanco, en 2018, “más de 20 personas fallecieron en autopistas y autovías como consecuencia de este tipo de atropellos». Según los datos oficiales de Tráfico, aumentaron de 208 a 303 los muertos en autopista durante el año pasado, de los cuales el 20% fueron peatones.

El nuevo dispositivo se colocaría en la parte superior del vehículo

El proyecto normativo reformaría los aspectos de cómo debe comportarse el usuario en caso de avería o de requerimiento de auxilio tras un accidente. En el caso del dispositivo, se colocaría en la parte superior del vehículo al ser más visible.

“Hoy por hoy el usuario tiene que abandonar el vehículo e ir a colocar el triángulo, es en ese momento cuando la persona se convierte en vulnerable, por lo que consideramos que es más apropiado permanecer en el vehículo sustituyendo esta preseñalización por la otra”, indicó Blanco, quien puso como ejemplo a Reino Unido, donde está prohibida la colocación de este tipo de triángulos en autopista y autovía.

El triángulo será sustituido progresivamente en un plazo de 5 años

Esta propuesta de regulación contempla un plazo de cinco años en el que el triángulo será sustituido progresivamente por otro medio de señalización luminosa. Actulamente, la regulación solo recomienda el uso de un dispositivo luminoso como elemento opcional.

Sobre este asunto, el Fiscal Coordinador de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas, apuntó que existe una ley vigente sobre los triángulos “que es la que es y es lo que hay que hacer”. Sin embargo, defendió “aplicarla con flexibilidad y según las circunstancias”.

Por su parte, Noemí Antolín, directiva de la Asociación Nacional de Amputados (Andade), afirmó que el triángulo provoca una “serie de peligros” de los que no se es consciente “hasta que surge algún accidente”.

Fuente: autopista.es