La mitad de los europeos no necesita coche en propiedad