Unos 600.000 vehículos están siendo investigados por la Oficina Federal de Transporte de Alemania por estar supuestamente alterando las emisiones.

Los escándalos con las modificaciones para conseguir unas emisiones en los vehículos más bajas no paran de surgir. Ahora le ha vuelto a tocar el turno a Daimler, que está siendo investigado por la Oficina Federal de Alemania (KBA) por, supuestamente, alterar los datos de 600.000 coches de Mercedes-Benz de  los modelos Clase C y Clase G.

La KBA acusa a Daimler de equipar a algunas unidades de los Clase C y Clase G con dispositivos que manipulan las emisiones. Según Daimler, este mecanismo sirve para garantizar la limpieza de gases de escape en diversas condiciones de conducción y durante toda la vida útil del vehículo. Según informaciones de la revista alemana “Der Spiegel”, Daimler no ha recibido notificación formal alguna por parte de la KBA y no va a hacer de momento ninguna llamada a revisión.

No obstante, la semana pasada la Oficina Federal de Alemania reclamó a la corporación germana que revisase el Mercedes-Benz Vito 1.6 Euro 6 por equipar el mismo dispositivo ilícito que dicen que ahora han encontrado en los Clase C y Clase G.  Según declaraciones de Daimler, “cooperarán plenamente” con la KBA, si bien no están de acuerdo con esta acusación que recurrirán, acudiendo a los tribunales si es necesario.

Fuente: autopista.es