Las nuevas penas y multas al volante que tienes que conocer

Con la última reforma del Código Penal, algunas multas y penas a las que se tienen que enfrentar los conductores han cambiado. Te contamos todo lo que tienes que conocer.

Escuchando a las asociaciones de víctimas en accidentes de tráfico, la última reforma del Código Penal ha endurecido las multas y penas a las que los conductores se enfrentan en caso de causar un homicidio o secuelas graves a un tercero en caso de accidente. Una medida que corrige la reforma anterior y en la que aparece por primera vez la distinción entre imprudencia “grave” y “menos grave”.

A partir de ahora, todo accidente en el que la víctima tenga que recibir atención médica continuada (más allá de la primera intervención derivada del hecho en sí) será tratado como delito, además de aparecer por primera vez el delito de fuga, que amplía el ya conocido delito de omisión de socorro.

Las reformas que debes conocer

En lo que a redacción de los delitos se refiere, hay dos cosas fundamentales que debes conocer: la diferenciación entre “grave” y “menos grave” y el delito de fuga.

En primer lugar, la distinción entre imprudencia “grave” y “menos grave” servirá para cuantificar la multa y la pena de prisión, si la hubiere, a la que el conductor debe hacer frente. Las imprudencias “graves” quedan reservadas a las que se producen bajo los efectos del alcohol y de las drogas o cuando el accidente se produce por un exceso grave de velocidad. Por su parte, las imprudencias “menos graves” son el resto de maniobras en las que se comete una infracción, como saltarse un semáforo.

Por otro lado, la inclusión del delito de fuga complementa al ya conocido de omisión de socorro. Y es que, hasta ahora, este delito sólo podía ser inculpado al conductor cuando se demostrara que la víctima se mantenía con vida después del accidente. Si, por el contrario, la persona fallecía en el acto, o no se conseguía demostrar el hecho anterior, y el conductor huía, el delito de omisión de socorro no era atribuible. Con la nueva reforma, de una u otra manera, el causante de un accidente que se dé a la fuga siempre podrá ser inculpado por este hecho.

Y así cambian las multas

Como puedes ver en el cuadro inferior realizado por Automovilistas Europeos Asociados, las penas relacionadas con los accidentes de tráfico han aumentado y las distinciones entre imprudencias “graves” y “menos graves” y la inclusión del delito de fuga ha multiplicado los distintos tipos de sanciones.

Si repasamos los principales cambios, el delito de fuga estará castigado con penas de prisión de entre 3 y 6 meses, además de la retirada del carnet entre 6 meses y 2 años, siempre que la huida haya sido fortuita. Si, por el contrario, se consigue demostrar que ésta fue voluntaria, las penas de prisión ascienden al tramo de 6 meses a 4 años y la retirada del carné de conducir puede alcanzar los 4 años, con un mínimo de 12 meses de retirada.

Por otro lado hay que diferenciar entre muertes y lesiones causadas por los accidentes. En el primer caso, la imprudencia “menos grave” está castigada con multas y retiradas del carné entre 3 y 18 meses, mientras que las causadas por imprudencias “graves” tienen un aumento de la retirada del carné hasta los 6 años, con un mínimo de 12 meses, y aparecen las penas de prisión de 1 a 4 años.

Si, por el contrario, sólo se producen lesiones, la pena de prisión es de 3 a 6 meses (o multa de 12 a 18 meses) y la retirada del carnet de 1 a 4 años si la acción es “menos grave”. Si se califica como “grave”, la pena de prisión es de 6 meses a 2 años y la retirada del carné de 1 a 4 años.

Las nuevas penas y multas al volante que tienes que conocer

Fuente: autopista.es