Los AirTag de Apple, la última técnica de los ladrones para robar coches: así lo hacen

Uno de los últimos accesorios de Apple está siendo utilizado para robar coches. ¿Cómo? La policía ya alerta de ello.

Hasta ahora, te hemos contado múltiples formas de actuar a la hora de robar un coche o estafar a sus conductores. Algunos de ellos requieren de una gran inventiva y cierta creatividad en el uso de diferentes herramientas. Por ejemplo, te hemos hablado de los peligros de la estafa del retrovisor, de robos en gasolineras o del uso de repetidores para abrir y arrancar coches sin forzar las cerraduras. Pero, hasta ahora, no habíamos visto un uso como el que se le está dando a los AirTag de Apple.

Sí somos conscientes de que algunos ladrones realizan seguimientos diarios para robar vehículos de alta gama. Es posible que se hagan guardias ante los propios concesionarios y luego se siga a los clientes a los que más interesa robar el coche. Pero, ahora, la Policía de York en Ontario, Canadá, ha alertado que los ladrones pueden realizar este seguimiento sin ser descubiertos gracias a los AirTag de Apple.

Este accesorio que vende la empresa tecnológica es un pequeño artilugio con GPS que permite rastrear dónde se encuentra alguno de nuestros objetos. Por ejemplo, es muy utilizado en las llaves, pues si las pierdes es fácil saber dónde han ido a parar. Sin embargo, estas fuerzas policiales están alertando de que los ladrones los utilizan para hacer seguimientos a vehículos. Los colocan en un lugar poco accesible, donde no se vea a simple vista, y pueden rastrear el movimiento del vehículo a escondidas.

Cuando los ladrones consideran que el vehículo se encuentra en el mejor lugar para ser sustraído, sólo tienen que hacerse con el control del coche. Hasta ahora, Apple ha alertado del posible mal uso que se puede hacer de este dispositivo y, de hecho, un iPhone es capaz de detectar si un AirTag que no esté vinculado al teléfono está rastreando nuestros movimientos pero de no tener este tipo de teléfono, el seguimiento puede ser completamente invisible para el conductor.

Para más información consultar artículo original