Los coches Diesel emiten un 15 por ciento menos de CO2 que los gasolina