Los hogares consumen un 4 por ciento menos en carburante