Los talleres ilegales de coches generan al sector pérdidas de 3.500 millones de euros