“Ningún niño sin sillita”: la nueva campaña solidaria para evitar más muertes