Por qué con la nueva ITV puede que tu coche suspenda la primera inspecciónLos nuevos y más exhaustivos controles en las ITV pueden provocar que sea más complicado pasar el examen a la primera. Y ojo, que a partir de 2020 entra en juego una novedad importante.

Justo cuando se cumpla un año de la fecha en la que se hizo obligatoria una larga lista de novedades en las Inspecciones Técnicas de Vehículos en España, el próximo 20 de mayo, restará un año para la entrada en vigor otro cambio que procede directamente de una directiva europea. Desde esa fecha en 2020, las ITV tendrán a su disposición la información técnica de cada vehículo ligero matriculado a partir del 2011 y vehículo pesado a partir del 2015.

La Unión Europea obligará a los fabricantes de automóviles a facilitar esta información técnica “de forma estructurada y en fuente abierta”, así como de las actualizaciones de software que realice, con un margen de seis meses desde la matriculación del coche. ¿Cómo puede hacer esto que la ITV sea más difícil de pasar a la primera a partir de la entrada en vigor de esta norma?

Con la llegada de las novedades a las ITV el año pasado, las empresas concesionarias de este servicio pueden acceder a los sistemas de diagnóstico a bordo de los vehículos, los OBD. La llegada de la información técnica exacta y al día de cada modelo por parte de los fabricantes facilitará la tarea de las ITV para detectar cualquier tipo de defecto en el vehículo, prevenir cualquier incidente posterior y estar más alertas todavía de cualquier manipulación ilegal que se haya hecho en el coche.

¿Recuerdas todas las novedades que incorporaron las ITV el pasado 20 de mayo de 2018? Revisión de los neumáticos, emisiones, electrónica… aquí te lo recordamos:

Por si no te has enterado, ya se encuentra en vigor la nueva normativa de las ITV. Te explicamos cómo son los cambios que te encontrarás en la próxima inspección que pase tu vehículo, que nos lleva a realizar un mantenimiento más continuo y a prestar atención a algunos puntos relacionados con su gestión. Muy atentos.

1. Control más estricto de los neumáticos

No sólo se pasa a controlar la profundidad de las gomas, que debe ser superior a 1,6 milímetros: las ITV ya revisan posibles imperfecciones como golpes o ampollas que puedan derivar en pérdidas de aire o reventones.

Se vigila también la marca de homologación del neumático, que las medidas y características se correspondan con la tarjeta ITV o de homologación y que los neumáticos de cada eje sean del mismo tipo (idénticos en marca, modelo, medida, índice de velocidad y carga, dibujo…). Revisiones, no obstante, que ya se vienen realizando desde el pasado mes de febrero.

2. Los sistemas de diagnosis, a examen

La electrónica toma mayor protagonismo en los coches actuales. Por ello, las nuevas ITV se van a encargar de que sistemas tan básicos e importantes para la seguridad como el ESP, ABS o airbags sean revisados con sus sistemas de diagnosis del coche. Más adelante, las ITV podrán identificar problemas de seguridad pasiva y de confort, como el control de crucero adaptativo, los sistemas automáticos de luces y lluvia o el sistema de frenada de emergencia.

3. Mayor severidad con la contaminación

No podía ser de otra forma, viendo las crecientes restricciones y regulaciones al respecto que está sufriendo el automóvil en los últimos tiempos. Así pues, las nuevas ITV ya realizan un seguimiento más estrecho de las emisiones que emita nuestro coche por el tubo de escape. Se seguirá el mismo procedimiento que antes, pero las nuevas máquinas de diagnóstico permitirán detectar posibles fraudes.

4. Coches importados y coches clásicos

Situación dispar para este tipo de vehículos con la normativa de las ITV que ya está vigente: los coches importados no tendrán la obligación de pasar la ITV siempre que el país de origen del vehículo sea muy similar a la española, por lo que requiere del comprador que se informe al respecto antes de comprar un coche fuera de nuestras fronteras; por su parte, la denominación de coche clásico pasa de 25 a 30 años, igualando así la normativa a otros países de nuestro entorno.

5. Cambios en la gestión

Otro de los cambios que ya aplican las ITV se refiere a la repetición de dicha revisión cuando se ha suspendido el primer examen. Ahora, el conductor no tiene la obligación de repetir la segunda prueba en el mismo centro, sino que puede elegir uno nuevo.

Fuente: autopista.es