Un frenazo por un radar fijo de la DGT provoca este accidente: y tiene multa

Frenar ante la aparición de un radar fijo en una vía rápida es una práctica muy extendida. Sin embargo, debes saber que esta acción no solo tiene multa: también puede provocar graves accidentes de tráfico. Nunca lo hagas.

Circulas por la autopista, sin conocer exactamente qué velocidad llevas y, de repente, ves un pórtico sospechoso, un coche en el arcén que puede ser un radar móvil camuflado o una señal de control de velocidad que no alerta. Y, sí, reconócelo: pegas un frenazo. Que levante la mano todo aquel que no recuerde recientemente vivir una situación similar.

Sim embargo, que sea una práctica muy extendida, bien por evitar una multa si circulamos a mayor velocidad o bien al ser una acción instintiva cuando vemos un radar incluso si viajamos normalmente dentro de los límites legales, no significa que no sea una maniobra muy, muy peligrosa. La plataforma SocialDrive así nos lo demuestra.

Y es que el pasado viernes un usuario de esta aplicación para conductores, que puedes descargarte aquí para Android y pinchando aquí para iOS, alertaba de un grave accidente en cadena ocurrido en Galicia. En concreto, el suceso se producía (como puedes ver en la imagen) en la localidad de Mos, hacia el alto de Puxeiros –en las proximidades de Vigo-, cuando un conductor circulaba por la autovía con un límite de 80 km/h y, al advertir un radar fijo, frenó repentinamente. Conclusión: al menos cuatro coches se vieron involucrados en una colisión en cadena.

Se trata de una gran muestra gráfica del peligro que puede llegar a generar una acción que, aunque no viene recogida textualmente en los reglamentos de conducción, puede además acarrear también una importante sanción por parte de los agentes de Tráfico, si lo consideran procedente.

En concreto, es el artículo 53 del Reglamento General de Circulación el que abre esta posibilidad en sus dos primeros epígrafes:

  1. Salvo en caso de inminente peligro, todo conductor, para reducir considerablemente la velocidad de su vehículo, deberá cerciorarse de que puede hacerlo sin riesgo para otros conductores y estará obligado a advertirlo previamente del modo previsto en el artículo 109, sin que pueda realizarlo de forma brusca, para que no produzca riesgo de colisión con los vehículos que circulan detrás del suyo.
  2. Las infracciones a las normas de este precepto tendrán la consideración de graves, conforme se prevé en el artículo 65.4.a) del texto articulado.

Es decir, en virtud a este artículo, si cualquier agente de la Guardia Civil de Tráfico advierte que un conductor ha frenado bruscamente por la presencia de un radar de velocidad, considerando que se ha efectuado la acción de forma brusca y repentina, sin advertirlo al resto de los vehículos que circulan tras su coche, puede imponer una sanción como infracción grave y conllevar una multa de 200 euros.

Para más información consultar artículo original